Que la tecnología bancaria sea tu aliada

Foto: Shutterstock

Muchas personas ya están dentro del mundo de la banca móvil, ello les ha resultado práctico para manejar su dinero sin las engorrosas filas de los bancos y el tránsito para tener que llegar a él, pero son pocos quienes tienen los cuidados necesarios para proteger sus cuentas, ya que pese a que han adoptado la tecnología bancaria no lo hacen de igual manera con las precauciones necesarias para no recibir un golpe bajo en su cartera.

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), en el 2013 el monto reclamado por operaciones no reconocidas de usuarios fue de 13,900 millones de pesos, pero el monto abonado de dichas reclamaciones fue de sólo 45% de lo apelado.

En el sector de banca móvil, el monto abonado respecto del monto reclamado es de alrededor de 20%, lo que significa que las probabilidades de que pueda tener una resolución en su favor luego de haber sido víctima de un fraude por Internet en alguna cuenta bancaria son reducidas. Para no toparse de frente con estos problemas, es importante que tenga los cuidados pertinentes.

Mario Di Costanzo, presidente de la Condusef, consideró que la expansión de la banca al uso de nuevas tecnologías y medios remotos es una alternativa de la que nadie se puede abstraer, pero si usted también adoptara esta expansión, debe ser precavido para mantenerse protegido, no importando la vía por la que realice operaciones bancarias.

“Es importante que como usuario no permita que su protección se reduzca al momento de utilizar la tecnología bancaria. Ello lo logrará con esquemas que le permitan estar completamente informado de cada transacción que se realice y que le permitan reclamar o solicitar una aclaración en cualquier momento que lo requiera”, afirmó.

Destacó que algunos de los candados que puede utilizar para protegerse son los correos electrónicos y mensajes SMS en cada transacción, el token, sus NIP —y que los tenga siempre protegidos—, utilizar siempre un mismo dispositivo cuando haga transacciones online y que procure hacerlo siempre en el mismo lugar (casa, oficina, etcétera).

“La evolución de la tecnología nos brinda beneficios, pero la delincuencia también está evolucionando y como usuario tiene la responsabilidad de tomar las medidas de seguridad necesarias para las operaciones”, detalló.

Añadió que así como ha aumentado el uso de la tecnología bancaria, ha crecido el número de reclamaciones por el uso de terminales remotas, es decir, transacciones en el comercio de Internet, la banca móvil, pago por celular y ventas por teléfono han aumentado; tal es el caso que del 2011 al 2013 éstas registraron un crecimiento de 80 por ciento.

Por su parte, Sofía Macías, vocera del programa de educación financiera de MasterCard, Consumo Inteligente, consideró importante que cuando su banco le ofrece opciones para alertarlo de cualquier fraude (tales como los mensajes de texto o los correos electrónicos), tome este tipo de opciones para detectarlos rápidamente.

“Cada vez es más sofisticado el tema de banca electrónica para que sea más difícil que pueden acceder a su dinero de manera ilícita, pero los defraudadores siempre están a la vanguardia, por lo que tener ciertas precauciones lo puede ayudar a evitar sufrir un quebranto patrimonial”, dijo.

Tome en cuenta que entre más protegido esté, las posibilidades de ser defraudado disminuirán considerablemente. Una de las grandes protecciones es usted mismo, debe tener cuidado con la tecnología incorporada a su identidad bancaria, es necesario que sea precavido y cuide su información.

En cuanto a sus claves de acceso, la especialista en finanzas personales recomendó que no las tenga a la vista: “Evite tener sus claves junto con sus estados de cuenta, token o tarjetas bancarias. Esto es prácticamente darle la llave de nuestras cuentas o identidad bancaria a extraños”.

Asimismo, tenga cuidado con sus identificaciones, afirmó, ya que si llega a perderlas puede significar una herramienta importante para personas quienes se dedican a realizar fraudes.

Otra parte importante es que mantenga una constante comunicación con su banco y utilice adecuadamente todos los candados que dicha institución le ofrece para proteger sus cuentas; además se recomienda que mantenga actualizados todos sus datos.

Sofía Macías aconsejó que por lo menos una vez a la semana realice un monitoreo general de sus cuentas bancarias, en el cual revise, ya sea por medio de su estado de cuenta, banca electrónica o cajero automático, sus saldos, con el fin de que pueda darse cuenta rápido de si está siendo víctima de un fraude.

“Recuerde que si extravía una tarjeta tiene 48 horas antes y después del reporte protegido ante cualquier desfalco al que pudiera estar sujeto; y en el caso de clonación tiene hasta 90 días para reclamar cualquier problema que esté surgiendo con sus cuentas”, destacó.

Sin embargo, en el tema del robo de identidad, el panorama cambia, ya que de acuerdo con la especialista esto es un delito, por lo cual usted, en cuanto lo detecte, debe acudir al Ministerio Público para levantar el acta correspondiente y de ser posible también se encuentre a los defraudadores.

El presidente de la Condusef aconsejó que ante cualquier duda debe comunicarse con su banco y pedir la aclaración, o en su caso levantar el reporte correspondiente. Es importante que siempre tenga a la mano el número de teléfono de su banco, para que en caso de surgir algún problema no pierda tiempo en buscar el contacto.

Recomendó que aprenda a utilizar la tecnología bancaria para que ésta trabaje en su provecho y evite ser víctima de un fraude.

CANALES BANCARIOS IMPERSONALES CON MAYORES RIESGOS

David Stewart, director global de la práctica de delitos financieros para la banca de la empresa SAS, destacó que los canales impersonales como la banca telefónica y cajeros automáticos, introducen riesgos adicionales.

Sin embargo, “la mayoría de la gente es muy leal a sus teléfonos en la banca móvil en donde aporta más datos particulares que se pueden usar para confirmar que son ellos y realmente evaluar la transacción, con el fin de que sea más segura”, detalló.

Destacó que muchos de los bancos clientes de SAS dicen tratar de mover a sus usuarios comerciales a tabletas o a usar sus propias aplicaciones, porque así tienen más control de las sesiones (bancarias o de actividad). Y si estos dispositivos quedan comprometidos, pueden apagar la aplicación y eliminar cualquier actividad posterior.

“Las apps y los smartphones son más seguros para la mayoría de los bancos. La banca por teléfono da más oportunidad para que se logre algún abuso”, afirmó. (Con información de Javier Rendón)

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Yael Córdova / El Economista