Qué hacer en caso de un accidente laboral

Foto: Especial./ elempresario.mx

Contar con medidas de seguridad e higiene al interior de la empresa es una obligación definida por la Ley Federal del Trabajo para toda empresa. Pero estas medidas son de carácter preventivo.

¿Qué hacer cuando uno de tus empleados tiene algún accidente o padece de alguna enfermedad y se pone mal en su lugar de trabajo?

Jorge Sales Boyoli, director general del Bufete Sales Boyoli detalla que es necesario contar en las instalaciones de la oficina o fábrica con un botiquín médico y ,en algunas ocasiones, dependiendo del número de empleados, con una unidad médica completa.

“Para prevenir accidentes y enfermedades en los centros de trabajo se debe disponer de medicamentos, materiales de curación e instructivos para dar primeros auxilios. Asimismo es obligación del patrón capacitar y adiestrar a sus empleados para poder proporcionar primeros auxilios en caso de emergencia”, explica el experto.

La letra

La Ley Federal del Trabajo establece en su artículo 423 que las pequeñas y medianas empresas (Pymes) deben tener un reglamento interior en el que se especifiquen los siguientes puntos, con la finalidad de prevenir accidentes:

  • I. Horas de entrada y salida de los trabajadores, tiempo destinado para las comidas y períodos de reposo durante la jornada;
  • II. Lugar y momento en que deben comenzar y terminar las jornadas de trabajo;
  • III. Días y horas fijados para hacer la limpieza de los establecimientos, maquinaria, aparatos y útiles de trabajo;
  • IV. Días y lugares de pago;
  • V. Normas para el uso de los asientos o sillas
  • VI. Normas para prevenir los riesgos de trabajo e instrucciones para prestar los primeros auxilios;
  • VII. Labores insalubres y peligrosas que no deben desempeñar los menores y la protección que deben tener las trabajadoras embarazadas;
  • VIII. Tiempo y forma en que los trabajadores deben someterse a los exámenes médicos, previos o periódicos, y a las medidas profilácticas que dicten las autoridades;
  • IX. Permisos y licencias;
  • X. Disposiciones disciplinarias y procedimientos para su aplicación. La suspensión en el trabajo, como medida disciplinaria, no podrá exceder de ocho días. El trabajador tendrá derecho a ser oído antes de que se aplique la sanción; y
  • XI. Las demás normas necesarias y convenientes de acuerdo con la naturaleza de cada empresa o establecimiento, para conseguir la mayor seguridad y regularidad en el desarrollo del trabajo.

No olvidar

Para mayor seguridad, Sales Boyoli recomienda tener en orden los expedientes laborales de cada uno de los empleados de la compañía, específicamente con una hoja de datos, como el teléfono a quien se debe llamar en caso de emergencia, el tipo de sangre del trabajador y si es alérgico a algún medicamento.

“Además, el patrón deberá tener muy bien ubicados los hospitales más cercanos a la empresa y cuando no haya una clínica del IMSS cercana, es imperante que el patrón vaya al hospital más cercano aunque sea particular”, explica el especialista.

Ante una emergencia o tragedia el patrón no está comprometido a nada que no sea lo estrictamente legal.

“A veces ocurre que ante la tragedia el patrón le ofrece a los familiares del trabajador muchas cosas apenado por lo que pasó, se compromete y en ocasiones hasta firma documentos al amparo de la emoción que produce un accidente, sin pensar en que después serán compromisos que no podrá cumplir. Así que no se trata de ser insensibles, sino de no comprometer más de lo que la ley establece”, finaliza Jorge.

salvarez@elempresario.mx

CRÉDITO: 
Samantha Álvarez

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.