Potencializa tu ahorro con una estrategia fiscal

Ser previsor para lograr un mejor retiro es un buen hábito y lo es más si le añade una estrategia fiscal.

Su afore no es suficiente para lograr una pensión similar a su salario. Le puede añadir instrumentos como aportaciones voluntarias en siefores adicionales o fondos especializados en el largo plazo, comentó Bernardo Melgoza, subdirector de Productos, Servicios e Inversiones de Sura México.

Adicionalmente, estos elementos pueden reportarle beneficios cada año si los ocupa como deducibles en su declaración ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT).

“Lo mejor es contar con cada uno de estos componentes, buscando cubrir la máxima cantidad deducible por año, optimizando la combinación”, comentó Melgoza.

Si en este momento está estructurando su plan para el retiro, o si ya tiene uno, podría preguntar por los beneficios en cuestiones de impuestos.

“Elaborar una estrategia fiscal es una forma de hacer más eficiente el dinero que uno pueda ahorrar, pues se recupera una parte de los impuestos que uno paga”, expuso Arturo Dorantes Chávez, subdirector comercial de Allianz Fóndika.

COMPONENTES

Son tres los puntos a considerar en una estrategia fiscal: deducciones, diferimientos y exenciones fiscales. Además, siempre hay que tener en cuenta los límites que marca la ley para las deducciones personales.

La deducibilidad es la disminución de un monto determinado de la base gravable. De esta manera uno puede reducir el pago del Impuesto Sobre La Renta (ISR), y menos impuestos significan más dinero para su futuro.

Diferir es posponer el pago del impuesto sobre los intereses reales obtenidos en una inversión hasta el momento en que éstos los retire. De ese modo se evita el pago al momento en que son devengados.

Un monto diferido se tendrá que pagar en algún momento, pero “mientras tanto el monto que no se está pagando hoy puede generar un rendimiento, y cuando se pague el impuesto, ya se habrá ganado”, al haber puesto ese dinero a trabajar, explicó Dorantes.

Una exención es la eliminación del pago de un impuesto por cumplir ciertos requisitos como una edad mínima o el vencimiento de una póliza.

DECLARACIÓN ANUAL

El beneficio de una estrategia fiscal se puede ver cada año al aumentar las deducciones en su declaración anual. En esta declaración, “el SAT realiza un cálculo de cuánto dinero ganó uno en el año, cuánto pagó en impuestos y entonces permite deducir cierta cantidad de dinero”, comentó Dorantes.

Usar su ahorro para el retiro como deducible quiere decir que lo resta de su base gravable. Así reduce la cantidad de dinero a la cual se le aplicará el ISR y por lo tanto el pago.

El artículo 151 de la Ley del ISR permite deducir hasta 10% de su ingreso anual, con límite máximo de hasta cuatro salarios mínimos generales anuales, poco menos de 100,000 pesos. Mediante el artículo 185 de la misma ley, se pueden deducir hasta 152,000 pesos.

La combinación de la deducibilidad de cada año y el diferimiento del pago de los intereses que va generando su inversión, más las exenciones fiscales al alcanzar la edad de retiro, le permitirán obtener un mayor monto para un mejor futuro.

“Lo importante es entender la dinámica, para que cada uno pueda sentarse con su institución financiera y ver de qué manera aplicarlo a su vida”, finalizó Dorantes.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Javier Rendón González / El Economista