Ponga la lupa en las cláusulas abusivas de los bancos

Foto: Shutterstock

¿Le ha pasado que el banco con el que tiene contratado algún crédito le cobra de repente cosas que ni sabía que existían y que cuando habla para reclamar le contestan que usted estuvo de acuerdo al firmar el contrato? Puede tratarse de cláusulas abusivas.

Las cláusulas abusivas, según la definición de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), son aquellas que pudieran afectar al usuario en su patrimonio, y pueden venir incluidas en el cúmulo de letras chiquitas que se insertan en los contratos que usted firma al momento de concretar el crédito, pero que, por la cantidad y falta de tiempo, es imposible de leer en ese momento. Sus efectos, sin embargo, le llegarán en tiempo y forma.

Las cláusulas abusivas pueden incluirse en los contratos de cualquier tipo de crédito, y la Condusef tiene en su sitio de Internet un listado de estas.

Sin embargo, por ley, sólo puede —en caso de que usted lo denuncie y dependiendo del tipo de cláusula- recomendar a la institución denunciada que modifique el contrato y exhortar al usuario a que cambie de proveedor de servicios financieros.

La reforma financiera da facultades a la Condusef para que ordene a las instituciones en las que se detecten cláusulas abusivas que cambien sus contratos e incluso, aplicar sanciones por ello. No obstante, la reglamentación en la materia saldrá apenas en los próximos meses.

“Estamos trabajando en el reglamento de cláusulas abusivas. A partir de su publicación, estas cláusulas abusivas ya no van a estar o ya no deben estar en los contratos, eso sería causa de una multa para la institución. Es muy probable que lo aprobemos en una reunión extraordinaria de la Junta de Gobierno en septiembre próximo, aunque daríamos un plazo de entre 30 y 60 días a los bancos para que adecuen sus contratos”, refiere Mario Di Costanzo Armenta, presidente de la Condusef.

El funcionario adelanta que ahora no sólo se tendrá el catálogo de cláusulas abusivas, sino que también habrá una serie de procedimientos para determinar cuál es una cláusula abusiva y cuál no. “Es decir, no solamente las que haya identificado la Condusef, también vendrán los ingredientes que va a tener que reunir una cláusula para que pueda ser determinada como abusiva”.

LOS GRANDES BANCOS, LOS QUE MÁS

De enero a marzo del 2014, la Condusef ha detectado 32 cláusulas abusivas, mismas que ya han difundido en el Buró de Entidades Financieras. La mayoría de éstas son de los bancos más grandes que operan en el país.

Con base en dicho portal, en el referido periodo siete cláusulas abusivas fueron detectadas en los contratos de BBVA Bancomer; cinco en los de Banamex; tres en Santander; una en Banorte; una en Scotiabank; una en Bancoppel; cinco en BanBajío; dos en Banregio; una en Banco Famsa; una en Multiva; una en Mifel; una en CI Banco; una en Actinver; una en Bansi; y otra en Banco BASE.

Di Costanzo destaca que una de las cláusulas abusivas más recurrentes es la que da autorización al banco para cargar adeudos en las cuentas que el cliente tenga con la misma institución, sin indicar plazo y monto para el cargo. Otra: vencimiento anticipado por terminación laboral y sin que haya un incumplimiento de pago, y el cobro de intereses moratorios sobre saldos insolutos.

acv

CRÉDITO: 
Edgar Juárez / El Economista