Ahora hablar inglés es más fácil por Internet

Foto: Especial

La modalidad e-learning es una herramienta sencilla, barata y funcional

Axel es estudiante de Derecho, siempre se ha preocupado por aprender más sobre los temas que le interesan, además es deportista y tiene un gusto especial por los idiomas; sin embargo, sus actividades y la falta de tiempo, además de no contar con dinero suficiente para pagar cursos, lo encaminaron a una nueva modalidad de aprendizaje: tomar cursos de idiomas vía Internet, una herramienta sencilla, funcional y barata.

Actualmente, las nuevas tecnologías permiten encontrar todo con sólo un clic y los cursos por estas vías han tomado auge, los principales interesados son los estudiantes que quieren viajar o tienen en mente una movilidad estudiantil, así como trabajadores que buscan ser promovidos a empresas internacionales. Los idiomas más demandantes en estos sitios son: inglés, francés, italiano, portugués, alemán y japonés.

Fernando Calderón, director de Marketing y Relaciones Públicas de OCC Mundial, menciona que cerca de 97% de las empresas requiere de algún idioma (mayormente el inglés) para la contratación, es por ello que OCC, con su línea de educación, es una de las empresas que brinda cursos de inglés a sus suscriptores.

“El curso se llama Hello, consta de cinco módulos con contenido actual y calificado, cada vez que se termina un nivel, éste se refleja en el perfil del candidato; también se indica que estudiaron el curso en línea, con lo que los reclutadores tienen la confianza de que el nivel de inglés que se menciona es cierto y está avalado”, menciona Calderón.

¿Mejores que los presenciales?

Las diferencias entre los cursos convencionales y los que están bajo esta modalidad son diversas; en primer lugar, la comunicación e interacción son limitadas, pues a pesar de que se tienen herramientas como chats o correos electrónicos para preguntar dudas, éstas pueden tardar hasta tres días en ser respondidas; además, las habilidades de conversación se ven restringidas.

Pero, menciona Joaquín Martínez, jefe del Departamento de Inglés en el Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras (CELE), esta forma de aprendizaje promueve ventajas importantes, como los hábitos de estudio, los usuarios desarrollan la capacidad de autorregularse, estableciendo un ritmo y constancia en el aprendizaje. La flexibilidad que ofrecen estos cursos es otro factor importante, el tiempo que se le dedique al estudio es libre.

Más baratos

Los precios de cursos varían de acuerdo con los sitios y el material disponible en ellos, los que ofrece OCC tienen un costo aproximado de 699 pesos más IVA por nivel, con un plazo para pasar el nivel de hasta un año. El CELE, por su parte, cobra los cursos a distancia a dos pesos (sólo a alumnos activos de licenciatura o posgrado) y tienen una duración de ocho semanas.

Otra de las ventajas que proporcionan ahorro es que no es necesario comprar material extra (libros o CDs) para complementar el aprendizaje.

También existen diversas páginas que ofrecen cursos gratuitos, algunos de ellos con herramientas como chat, profesores en línea y contenido auditivo para practicar pronunciación; sin embargo, muchos de éstos no están avalados por instituciones o escuelas, lo que los hace poco confiables; además, no tienen un programa a seguir ni dan seguimiento al avance del alumno, lo cual puede perjudicarle, pues no entregan comprobante de estudio.

Si no cuentas con tiempo suficiente para estudiar una lengua, estos sitios son muy recomendables, pues el control de su aprendizaje es propio, avanzando a tu ritmo e incluso estudiando por las noches o los fines de semana, lo único que se requiere es ser constante, sobre todo para practicar lo que aprendió durante cada sesión. Además de aprender a muy bajo costo, podrás obtener certificaciones avaladas por instituciones de prestigio, sin duda una buena oportunidad para aprovechar.

Algunos tips para estudiar

  • Sea constante y preciso
  • Determine tiempos y horas de estudio
  • Encuentre un lugar para el estudio, en casa o el exterior
  • Evite distracciones
  • Practique alguna de las cuatro habilidades (leer, escribir, escuchar hablar)

[email protected]

CRÉDITO: 
Anaid Díaz, El Economista