Habla con tus hijos de temas financieros

Foto: Shutterstock

Los padres mexicanos evitan tocar puntos sensibles como las deudas

La inclusión de educación financiera en la formación de un niño es pieza clave para el desarrollo de un futuro económico sano. Por ello, es importante que a temprana edad los pequeños conozcan las diversas herramientas financieras y sus beneficios, así como los riesgos que pueden llevar, tal como las deudas, un asunto que se debe discutir en familia, explicó Juan Pablo Zorrilla, co-director general de Resuelve tu Deuda.

“La mayoría de los padres mexicanos buscan evitar hablar con sus hijos sobre temas financieros sensibles para no exponerlos a realidades duras; sin embargo, la mente de un infante es muy sensible e inquieta. Sin importar su situación económica es importante hablar de forma honesta con sus hijos acerca de su problema de deudas, ello con el fin de lograr una mejor convivencia familiar.”

Aquí algunas recomendaciones que compartió Zorrilla para dejar a un lado el tabú del dinero y comenzar a hablar sobre las deudas familiares; una situación que involucra a todos los miembros de una familia.

  • Habla con toda honestidad. Los niños son muy perceptivos y sensibles ante el estrés familiar y se darán cuenta de que hay un problema. Si no encuentran respuestas en el hogar a sus inquietudes, irán a buscarlas allá afuera, y se toparán con mucha información negativa.
  • Encuentra el tono adecuado según su edad. La mente de un niño de ocho años no es la misma a la de un niño de 12. Si tus hijos son de distintas edades, nosotros recomendamos adaptar el mensaje y hablar con ellos por separado.
  • Aclara quién es el responsable de la deuda. Es importante hacer énfasis en explicar a tus hijos que el problema no es culpa de ellos. Al igual que con los divorcios, los niños pueden internalizar el problema y culparse a ellos por lo que está pasando.
  • Haz un presupuesto en familia. Aunque sea uno muy sencillo y de forma general, prepara un presupuesto que tus hijos puedan entender, para que así puedan dimensionar el problema y comprender el esfuerzo que están haciendo en familia para solucionarlo.
  • Aprendan juntos de la experiencia. Después de realizar los ajustes a tu presupuesto para pagar las deudas, los niños deben de entender que los sacrificios son para toda la familia y no sólo para ellos. Ayúdalos a percibir que esto es un esfuerzo familiar y no un castigo.

“Nosotros recomendamos que a los niños se les empiece a platicar sobre el dinero a partir de los cuatro años de edad, es cuando comienzan a desarrollar capacidades analíticas. Posteriormente, a partir de los doce años comprenden el funcionamiento de una tarjeta de crédito, por ejemplo, además de los beneficios y riesgos de deudas que esto conlleva”, explicó Zorrilla.

En tanto, enseñarles a los niños el manejo adecuado de sus finanzas personales les ayudará a descubrir la relación entre ingresos, gastos y ahorros, y al lograr esto, empezarán a entender el valor del dinero y evitarán caer en riesgos financieros.

CRÉDITO: 
Redacción, El Economista