Cuídate de los fraudes en tarjetas

Foto: Shutterstock

Si usted es de los que usan la tarjeta de débito o crédito de manera recurrente, tenga cuidado: los fraudes a través de estos productos no sólo siguen, sino que van al alza y con un crecimiento importante en operaciones electrónicas, es decir, por Internet o a través de teléfonos celulares.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) informó que en el 2013 se registraron más de 2.8 millones de reclamaciones imputables a un posible fraude en tarjetas de crédito y débito, cifra que representó 5% más que en el 2012, cuando fue de más de 2.7 millones.

Se consideran imputables a un posible fraude acciones como robo o extravío del plástico, clonación de la banda magnética, compras remotas (ventas por teléfono o Internet), transferencias electrónicas no reconocidas, robo de identidad o falsificación de datos personales, y prácticas engañosas para obtener datos en cajeros automáticos.

La Condusef detalló que en el 2013 el número de reclamaciones imputables a un posible fraude en tarjeta de crédito fue de poco más de 2 millones (71% del total), cifra 4.3% superior al 2012; mientras que en tarjeta de débito fue de 831,705 (29%); es decir, 5.9% más que el año pasado.

De las reclamaciones por posible fraude en tarjeta de crédito, 72% fueron por operaciones en terminales punto de venta (TPV); 26% sin presencia física de la tarjeta y 2% en cajeros (ATM). En tanto, en tarjetas de débito 63% habrían sido por operaciones en TPV; 27% sin presencia física de la tarjeta y 10% en ATM.

La Condusef informó que la modalidad de posibles fraudes en tarjeta de crédito y débito se ha modificado. En el 2013 se registraron 24.2% más reclamaciones a través de ATM que en el 2012; 40.5% más sin presencia física de la tarjeta, y 5.3% menos en TPV. Pero el mayor número de fraudes con este producto se sigue dando a través de TPV, con 69.4% del total; 26.4% sin presencia física de la tarjeta y 4.2% en ATM.

Lo peor es que cada vez se recupera menos de lo reclamado, dado que, según Mario Di Costanzo, presidente de la Condusef, las instituciones bancarias al haber fortalecido las medidas de seguridad en las tarjetas (como la inclusión del chip) también han endurecido sus políticas para el abono de lo que se reclama.

De acuerdo con la dependencia, en el 2013 el monto reclamado por posibles fraudes en tarjeta de crédito fue de 3,400 millones de pesos, de los cuales se abonaron 2,446 millones, es decir 71.9 por ciento.

En el 2012, el porcentaje abonado fue de 73.9% y en el 2011 de 76 por ciento.

En tarjetas de débito, el monto reclamado en el 2013 fue de 1,373 millones de pesos y de lo abonado, 825 millones; es decir, sólo se abonó cerca de 60 por ciento. En el 2012, el porcentaje de lo abonado en este producto fue de 65% y en el 2011 de 69 por ciento.

Ello quiere decir que en el 2013 más de 1,500 millones de pesos no fueron abonados a personas que reclamaban un presunto fraude a través de sus tarjetas de crédito y débito, lo que les representó pérdidas.

La Condusef alertó además de una nueva práctica de engaño en cajeros automáticos que derivarían en fraude, al cual se le conoce como tallado de tarjetas y consiste en que el delincuente detecta a personas que tienen problemas en al ATM, les ofrece ayuda, talla el plástico en su ropa, con lo cual aprovecha para obtener información del cliente, incluido su NIP.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR FRAUDES CON SUS TARJETAS BANCARIAS

  • No dé a conocer a nadie su Número de Identificación Personal.
  • No pierda de vista su tarjeta cuando pague un servicio o realice la compra de algún bien.
  • Al realizar un pago nunca pierda de vista la terminal punto de venta, así evitará un doble cargo o que su plástico sea clonado.
  • Utilice su tarjeta en sitios comerciales debidamente establecidos.
  • Cuando compre por Internet, verifique que sea en sitios seguros y serios.
  • Guarde sus vouchers para posibles aclaraciones por cargos no reconocidos.
CRÉDITO: 
Edgar Juárez / El Economista