Consumidores y sus comportamientos ante la crisis

Foto: Shuttterstock

Debido al IEPS a alimentos con alto contenido calórico que entró en vigor a inicios del año, el consumidor está adoptando comportamientos como en épocas de crisis, refirió la empresa de investigación de mercado Nielsen.

El director comercial para Nielsen México, Francisco Luna, comentó que los consumidores cuentan con más deudas y menos ingresos. “Desde el año pasado el consumidor se comenzó a endeudar considerablemente. ¿Y qué sucede cuando se tiene más deudas pero no más ingresos? ¿De dónde sale el recurso? No puedo reducir gastos de transporte o de la escuela de los niños. Entonces se sacrifica la parte del consumo”.

Ejemplificó con la categoría del cuidado personal, ya que pese a que no está gravada, también está en crisis. “El ama de casa, preocupada por esa situación, sigue dando a su hijo el pastelito o la botana, sacrificando los productos de cuidado personal, como cremas o tintes para el cabello. Además, está reduciendo la compra de ropa o de bienes duraderos”.

Y es que, en vez de reducir su gasto en los productos con IEPS, el consumidor lo incrementó 8% con respecto al primer semestre del 2013. De acuerdo con la consultora, 11.2% del ingreso del consumidor se va a las categorías impactadas.

Agregó que a pesar de que el consumidor está defendiendo su gasto en botanas y refrescos, ambas categorías registraron un aumento en valor de 7%, pero fue por el incremento de precios, ya que en volumen, el consumo de refrescos cayó 1% y las botanas, 7% con respecto al primer semestre del año pasado.

Por el contrario, y de acuerdo con la consultora de mercado Kantar Worldpanel México, el canasto de cuidado personal perdió una participación de mercado de 0.9 puntos porcentuales, al pasar de 15.1% en el segundo semestre del 2013 a 14.2% en mismo periodo del 2014.

Añadió que el IEPS también afecto en 8% a las tienditas de la esquina, por su dependencia al sector de comida chatarra, ya que 6 de cada 10 pesos que vende pertenecen a ella.

“Hemos registrado una caída de 4% en el universo del canal tradicional”, destacó.

Francisco Luna explicó que dada la presión que tiene, el tendero busca subir precios en otras categorías y, sin querer, se está lastimando él mismo, ya que no sabe cómo enfrentar la situación y reducir el portafolio, por lo que afecta su oferta de compra para el consumidor.

De acuerdo con una encuesta que realizó Nielsen a amas de casa, éstas se quejaban de que en las tienditas de abarrotes ya no encontraban lo que necesitaban, por lo que preferían las tiendas de conveniencia, como los famosos Oxxo, y los autoservicios, además de que en éstas era más fácil encontrar el producto en otras presentaciones como los econopacks.

“Hubo amas de casa que nos dijeron que siguen comprándole golosinas a sus hijos siempre y cuando el precio sea de 5 pesos”, detalló el directivo.

Por lo anterior consideró que las empresas de este sector deben pensar más en los esfuerzos que está haciendo el ama de casa para seguir consumiendo sus productos. “Deben apostar por la innovación y ofrecer al consumidor nuevas opciones, por ejemplo, nuevos formatos y productos”.

Destacó que el punto de precio de 5 pesos es una de las oportunidades para crecer. “Hemos comprobado que los productos con este precio han tenido un crecimiento de 14% en ventas. Hay una tendencia por lanzar al mercado formatos más pequeños y económicos, ya que éstos se han visto favorecidos por el consumidor”, concluyó.

De acuerdo con datos de Nielsen, la industria de consumo está creciendo menos incluso que en la crisis del 2009, que crecía 7% en valor. En este año, crece a 5%, pero si se le quita el factor impuestos, el crecimiento sería de 2.7 por ciento.

[email protected]

CRÉDITO: 
Karina Hernández / El Economista