Complementa tu afore para lograr un mejor retiro

El comienzo de año es buen momento para evaluar cómo se encuentra su plan para el retiro, o bien para elaborar uno con los diversos instrumentos que existen para este fin, pues con la cantidad ahorrada en su afore sólo alcanzaría para una jubilación muy inferior a su salario previo al retiro.

El contexto en México es complicado. Sólo 33% de la Población Económicamente Activa está cotizando en el IMSS. Además, sólo 41% de las cuentas administradas en el SAR han recibido aportaciones de retiro, cesantía y vejez en los últimos tres años.

“Si sólo ahorramos 6.5% de nuestros ingresos, el porcentaje obligatorio, nos vamos a pensionar con 28.5% del salario que tengamos justo antes del retiro”, informó Francisco Villa Jasso, director de Soluciones Grupales de Principal Fondos.

CON QUÉ CUENTA PARA SU RETIRO

Aunque estar al pendiente de su afore es un punto positivo para su retiro, no es suficiente. Bernardo Melgoza, subdirector de Productos, Servicios e Inversiones de Sura México, comentó que un plan integral para el retiro podría contar con todos los siguientes componentes: el Plan Personal de Retiro (PPR) de cada persona; el Plan Privado de Pensiones (PPP) que le brindaría su empresa; su afore; alguna cuenta especial de ahorro; sus aportaciones voluntarias -en siefores adicionales-; fondos especializados en el largo plazo, y finalmente el uso de seguros de vida.

“Uno debería considerar construir un plan integral de retiro, más que ver los componentes por separado. Todos tienen beneficios particulares”, aseguró.

Dentro de toda esa baraja de instrumentos, cabe destacar el Plan Privado de Pension. Según cifras de la Consar, hay 1,976 planes privados de pensión registrados, los cuales son ofrecidos por 1,766 razones sociales o empresas, por lo cual 166 empresas tienen registrado más de un plan.

Dentro de los tipos de PPP, los planes de beneficio definido son los más antiguos. En éstos la compañía hace aportaciones pensando que en algún momento pagarán la jubilación de sus empleados que hayan cubierto características muy particulares, como una edad mínima o un tiempo mínimo trabajando para la empresa.

En los de contribución definida, las aportaciones las hace el empleado y la compañía por igual. Las contribuciones del empleado pueden ser transferidas a su PPR. Este tipo de planes contempla la nueva dinámica laboral, donde al entrar en una compañía sólo piensa estar por unos años y no jubilarse en ella, informó Melgoza.

Entre los beneficios que estos planes ofrecen a los empleados están los rendimientos superiores a las inversiones bancarias ordinarias, por tratarse de inversiones a largo plazo. También, “como empleado, con estos planes se tiene acceso a una administración de sus recursos para el retiro a un costo menor”, informó.

APROVECHE Y DEDUZCA

Las partes de un plan de retiro pueden beneficiarlo desde hoy, si se ocupa para lograr la máxima cantidad deducible anual.

“Lo mejor es contar con cada una de ellas, buscando cubrir la máxima cantidad deducible por año, optimizando la combinación”, comentó Melgoza.

De ese modo, el trabajador puede buscar trasladar sus aportaciones del PPP a su Plan Personal de Retiro, con lo cual utiliza su capacidad de deducibilidad. Esto se puede complementar con una compañía de fondos o con aportaciones voluntarias, las cuales también son deducibles.

SU AFORE NO LO ES TODO

Aparte del tradicional instrumento de ahorro para el retiro, existen otros con los cuales armar un mejor retiro.

  • Plan Privado de Pensiones (PPP).
  • Plan Personal de Retiro (PPR).
  • Existe también el proceso roll over , que permite trasladar los beneficios fiscales de su PPP a su PPR, sobre todo con motivos de cambio de empleo o deducibilidad.
  • Cuentas especiales de ahorro.
  • Aportaciones voluntarias, captadas en siefores adicionales.
  • Fondos especializados en el largo plazo.
  • Seguros de vida, para necesidades futuras.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Javier Rendón González / El Economista