Cláusulas abusivas serán menos nocivas en 2015

Foto: Shutterstock

Si alguna vez ha sentido que su banco lo ha puesto entre la espada y la pared después de adquirir alguno de sus productos, es probable que se deba a una condición del contrato que le parezca injusta, y en muchos casos sí lo sea.

Por situaciones así, la reforma financiera estableció las disposiciones en materia de cláusulas abusivas en contratos de adhesión, publicadas el pasado 19 de noviembre en el Diario Oficial de la Federación (DOF) y que beneficiarán a los usuarios desde inicios del 2015.

De manera sencilla, una cláusula abusiva es aquella “que pone en evidente desigualdad de derechos al usuario y a la institución”, explicó Mario Di Costanzo, titular de la Condusef. Y más allá de la cláusula en un papel, la esencia del problema es que la desigualdad entre el usuario y la entidad puede dar una pérdida al patrimonio del primero.

Con las disposiciones publicadas, quedan establecidos en la ley los casos y supuestos en los cuales se considerará a una cláusula como abusiva en los contratos de adhesión de los productos financieros.

Por ejemplo, en los créditos de nómina suelen aparecer cláusulas que establecen que si el patrón decide cambiar los depósitos a otra entidad, el banco puede hacer efectiva la totalidad del crédito; o sea, cobrar todo el monto prestado sin que el usuario haya faltado a sus pagos, explicó Di Costanzo.

Otra situación contemplada como abusiva, refirió, llega a suceder en sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes), donde al dar un préstamo establecen en el contrato condiciones para pagar muy estrictas. “Dan préstamos y luego dicen: los días de pago son sólo miércoles de 10 a 12 horas, si no, les ponemos retardo”, añadió.

Asimismo, se debe distinguir entre el abuso y la ilegalidad. Las cláusulas abusivas son aquellas que afectan el patrimonio del usuario, “no tanto contraviniendo a la ley, sino muchas veces usando trucos semánticos o de redacción”, comentó Daniel González, director de afiliaciones de Defensa del Deudor. Por lo tanto, son perjudiciales pero no son contrarias a la norma.

Por otro lado, las cláusulas ilegales son contrarias a la ley, como el cobro de múltiples conceptos por un mismo hecho, indica la Condusef en su portal.

ANTE ABUSO ¿QUÉ PROCEDE?

En casos como los anteriores y previa queja de los usuarios, la Condusef ahora podrá examinar y determinar si existe o no una cláusula abusiva. De existir, podrá ordenar a la entidad que la quite.

A las entidades financieras que no modifiquen sus contratos, se les sancionará con una multa que podría ir de los 500 a 2,000 días de salario mínimo.

Cabe destacar que las entidades financieras tienen un plazo de 60 días tras la publicación en el DOF para adaptar sus contratos a las nuevas disposiciones, por lo que serán efectivas hasta el 2015.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Javier Rendón González / El Economista