Burnout, mal común entre profesionistas

Foto: Especial

Evita esta condición que a futuro afectará tu salud física y mental

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México se encuentra en la lista de los países con más horas laborales, pues un estudio realizado por esta organización reveló que en promedio, los mexicanos laboran 500 horas más que países como España, Francia, Alemania, Chile y Canadá.

Datos del estudio afirman que las naciones pertenecientes a la OCDE trabajan 1,776 horas al año, mientras que en México se laboran 2,250 horas en el mismo periodo.

Como resultado de la enorme carga de trabajo, se ha vuelto normal encontrar individuos con visible agotamiento físico, distanciamiento, irritación y descenso en la productividad laboral; estas características son señales del Síndrome de Burnout, también conocido como síndrome del quemado, padecimiento exclusivo de aquellos profesionistas que se desenvuelven en un ambiente laboral muy competitivo con largas jornadas de trabajo y mucho estrés. Expertos en el tema aseguran que esta afección comienza con una carga emocional y desemboca, muchas ocasiones, en un estado de incapacidad para continuar con la rutina normal.

Con la inquietud de conocer el desarrollo del fenómeno en nuestro país, el portal de empleo OCC Mundial realizó una encuesta sobre el tema, la cual arroja que: 67% de los mexicanos trabajan más de ocho horas diarias y 43% de ellos, sólo tienen seis días de descanso al año.

Síntomas del Síndrome de Burnout

Las personas que presentan este padecimiento manifiestan los siguientes síntomas:

  1. Agotamiento. Sentir que te falta energía, estar exhausto desde el comienzo de la jornada laboral, experimentar cansancio físico y moral son características de la primera señal de alarma.
  2. Falta de concentración. Cuando estás expuesto a un alto grado de estrés, eres incapaz de concentrarte en el trabajo, tienes dificultad para tomar decisiones y olvidas información con facilidad.
  3. Problemas de salud. El agotamiento laboral desencadena una serie de trastornos que afectan directamente tu estado de salud, frecuentes dolores físicos, dificultades para dormir, pérdida de peso y desórdenes gastrointestinales son los más comunes.
  4. Falta de motivación. Si te cuesta trabajo levantarte cada día para ir a la oficina y no tienes entusiasmo, ten cuidado porque éstos son síntomas típicos del síndrome de Burnout.
  5. Irritabilidad. El Burnout es causante de comportamientos como irritabilidad, frustración, negatividad, cinismo e ironía, propiciando que quien lo padece se muestre frío e indiferente con las personas que lo rodean.
  6. Baja productividad. Es imposible tener un buen rendimiento si nuestras capacidades físicas y mentales no están en condiciones óptimas, esto puede provocar un sentimiento de frustración por no desarrollar nuestras actividades al nivel que se desea.
  7. Escasa vida social. Cuando las personas viven para trabajar es común que dediquen cada vez menos tiempo a su vida social y a sí mismas.

¿Qué hacer cuando se presentan estos síntomas?

Cuando eres una persona afectada por este síndrome es necesario que reconozcas la condición en la que te encuentras y sigas las siguientes recomendaciones:

  • Establece prioridades. Si bien es importante trabajar para alcanzar tus metas, también es necesario que pongas límites; si la empresa está requiriendo tus servicios por más horas, tienes que comenzar a poner un margen de tiempo para hacer tus tareas y analizar qué es lo que más importante para ti, tu salud o el trabajo.
  • Recupera la inspiración. Si te sientes desanimado y tu rendimiento ha bajado a diferencia de tus primeros meses en la empresa, debes encontrar el lado positivo de las cosas y recordar cuáles son los beneficios de tu empleo: pagar las cuentas, adquirir experiencias, darte gustos, ayudar a tu familia; piensa en ello y en los privilegios que te traerá en un futuro.
  • Cuida tu salud. En el momento en que empieces a sentir algún malestar físico o estés en un ambiente de estrés, trata de tomar un descanso, respira profundamente, camina un poco y cuando estés más tranquilo, retoma la actividad que estabas realizando. Es muy importante que tomes tu hora de comida para despejar tu mente.
  • Haz algo apasionante. Terminando tu jornada laboral realiza actividades que disfrutes, esto te ayudará a recuperar el entusiasmo; busca una salida del estrés de la oficina y verás la mejora en tu estado de ánimo.

Fuente: OCC Mundial

[email protected]

ZLR

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción