Asegura tu patrimonio invertido en arte

Foto: Shutterstock

Tener un cuadro en casa en un sentido más allá del decorativo implica una atención especial en el cuidado de su valor. Ya sea que pinturas adornen el corredor de su casa, o una escultura dé vida al despacho de su oficina, si tiene obras de arte valiosas puede ser buen momento para considerar adquirir un seguro especializado.

Si bien algunos seguros de casa-habitación contemplan dichos objetos, estas pólizas, “en lugar de dar la importancia necesaria, limitan la cobertura. Las obras de arte están aseguradas, pero no de una manera particular, como si formaran parte de un contenido en general”, comentó Arturo González, vocero de seguros AXA.

Un seguro de este tipo debe considerarse con base en el costo que pueden tener una o varias piezas. “Un objeto de gran valor, a fin de cuentas, es un patrimonio y es importante darse cuenta de lo que vale”, reiteró Ariel Vargas, vocero de seguros Zurich.

Es necesario “buscar aumentar el valor de nuestros bienes patrimoniales”. Los bienes inmuebles y las obras de arte “tienen un incremento natural de su valor, lo que no sucede con otros bienes”, según el programa de educación financiera de Visa, Finanzas Prácticas.

Los expertos clasifican este seguro en dos tipos: el primero, llamado en estadía o in situ, se refiere a la condición estática de la pieza; el segundo caso, llamado de pared a pared, se enfoca en el traslado del objeto.

En el primer rubro, los riesgos son principalmente relacionados a fenómenos naturales, y el seguro cubre “caídas por temblores, fenómenos relacionados con el agua como filtraciones o inundaciones, vientos fuertes e incluso nevadas”, destacó Arturo González.

En caso de robo, el vocero de AXA enfatizó que debe existir alguna evidencia de que se haya presentado el siniestro, desde huellas dactilares o activación de alguna alarma, hasta señales de allanamiento e incluso grabaciones que lo corroboren.

La segunda categoría, también llamada de clavo a clavo, se refiere al traslado de un objeto y abarca desde el desmontaje, su transportación y hasta el ensamble en un nuevo punto.

El trayecto puede ser terrestre, marítimo o aéreo y también cubre daños por actos de la naturaleza, cualquier tipo de afectación e incluso robo.

Entre las exclusiones de la póliza, el vocero de Zurich abundó que los daños naturales y paulatinos no son cubiertos, como envejecimiento natural del objeto u oxidación.

Asimismo, los daños súbitos o intencionales tampoco quedan cubiertos.

Además, ambos expertos coincidieron en que hay objetos que no son susceptibles a ser asegurados, particularmente piezas difíciles de reponer como algunas colecciones u obras adquiridas en subastas.

AVALÚO Y AUTENTIFICACIÓN

Un requisito que debe considerar antes de contratar este seguro es contar con un avalúo que certifique la originalidad y precio de su pertenencia. “Es importante saber desde un inicio cuánto valen esos bienes, para saber cuánto es lo que puede reclamar”, advirtió González.

“Nosotros como aseguradora no valuamos los bienes; pedimos al momento del siniestro que nos demuestren el valor por medio de una certificación, que hace un perito valuador antes de asegurar su objeto. Debe existir este documento para que la aseguradora les pueda pagar”, añadió.

Si bien el valor de su objeto determinará el costo de la póliza, el vocero de AXA aclaró que no existe un monto mínimo. “No importa el valor de esa obra de arte, siempre habrá lugar para darle una protección correspondiente”, dijo.

Finanzas Prácticas concluyó que este seguro puede ayudar a volver más útil el capital que conforma su patrimonio personal y familiar, y exhortó a planear cuidadosamente la adquisición de una póliza similar.

TIPS PARA CUIDAR SUS ARTÍCULOS

Al contratar un seguro de este tipo, le recomendamos considerar las siguientes indicaciones. Éstas le pueden ayudar a que la experiencia sea menos desagradable y no haya sorpresas de ningún tipo.

Inventario. Antes de acudir a la aseguradora, es conveniente realizar un inventario de todos los objetos que poseemos y clasificarlos según su valor. En este punto es importante discernir el valor económico del sentimental. En un escenario ideal, lo mejor es conservar las facturas de compra de los objetos para justificar su valor o antigüedad.

Comprar un seguro amplio. En muchos casos, aunque parezca más caro en un principio, puede ser una buena opción adquirir un seguro que no sólo cubra los contenidos de valor de la casa como joyas y objetos de arte, sino protegerla con un seguro más amplio que evite lagunas legales y le garantice una mayor protección en todos los casos.

Apegarse a la realidad. Es importante hablar francamente cuando se trata con una aseguradora. Recuerde que está tratando con expertos y, si omite un dato u olvida algo, su póliza podría ser cancelada justo cuando más la necesite.

Imágenes. En el caso de los objetos asegurados contra robo a casa habitación es una buena opción tener fotografías de la vivienda, tanto del interior como del exterior, y pedir a la aseguradora que las validen al momento de adquirir el seguro para evitar malos entendidos.Actualizar los valores. Una vez que el seguro ya ha sido contratado, es muy importante mantener a la institución aseguradora al tanto de nuestras nuevas adquisiciones y cambios en nuestra propiedad, en su caso.

CRÉDITO: 
Juan Tolentino Morales / El Economista