Viriathus, hobby que rinde frutos

Foto: Cortesía

Ernesto y Viriato son hermanos y socios. Su visión empresarial captó una oportunidad más de negocios en el pasatiempo de uno de ellos: la colección de objetos vintage, que derivó en que en noviembre del 2013 inauguraron Viriathus, una tienda especializada en la venta de muebles y objetos antiguos.

Los hermanos Cuenca ya habían incursionado en el mundo de los negocios con su agencia de publicidad Sopa de Letras, pero al ver el interés de sus clientes por los objetos antiguos decidieron adentrarse en ese campo.

Ernesto coleccionaba este tipo de piezas y como ya no cabían en su casa, los llevó a la agencia. Nuestros primeros compradores fueron los clientes que ya teníamos y así comenzó todo”, recordó Viriato Cuenca.

Ante el éxito de sus productos, Viriato buscó una alianza con Casa Palacio, una de las cadenas departamentales más prestigiadas del país, que supo reconocer el valor de los artículos y en noviembre del 2013 brindó a la naciente empresa la oportunidad de vender sus antigüedades en la sucursal de Antara.

Actualmente, Viriathus da empleo a siete personas y cuenta con dos puntos de venta: uno en la Colonia Condesa y el otro en Mérida 10, en la Colonia Roma.

El empresario aseveró que los objetos que venden tienen un valor único. “Tienen una historia que contar, son coleccionables, auténticos y con un fuerte valor emocional”, lo que los vuelve interesantes para el mercado que los consume.

Viriato y su hermano se autodenominan “recolectores de tesoros”. No buscan comercializar productos que se encuentran en galerías, museos o tiendas de antigüedades, sino objetos que en algún momento fueron de uso cotidiano y ahora están olvidados. Las casas a punto de ser demolidas o la herencia de algunas personas son sus principales canales de compra.

Inversión, principal reto

Conseguir piezas originales y novedosas es difícil, por ello el reto para Viriatus es la inversión que desea realizar, sobre todo hay una limitante económica.

“Hicimos una apuesta fuerte en muebles y objetos, nos ha ido bien en ventas, pero recuperar el dinero tarda demasiado. Se nos van artículos porque no tenemos el capital para adquirirlos”, reconoció el cofundador de Viriathus.

Por lo pronto la empresa sigue con su plan de crecimiento, apuntalado en redes sociales y su alianza con Casa Palacio, con la que negocia ampliar su presencia a las sucursales de Santa Fe, Villacoapa y en Acapulco.

Debido a que Viriathus surgió prácticamente de un hobby, el cofundador aseguró que el trabajo constante y la pasión son dos elementos decisivos a la hora de concretar objetivos. “Hay que creer en nuestros sueños. Cuando haces las cosas con amor, pasión, trabajo y entusiasmo el éxito es una consecuencia”, finalizó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario