Velas Saviñon, producto de exportación

Foto: Eleconomista.mx

Desde hace 16 años, la clave de su emprendimiento fue la innovación

Querétaro, Qro. Hace 16 años, Marcela Saviñón lanzó su negocio de velas artesanales con la sola idea de subsistir, sin imaginar que tiempo después se convertiría en exportadora, por su labor de innovación dentro de la industria de la parafina.

En medio de un difícil momento familiar, emprendió su empresa Velas Saviñon, con una pequeña inversión: unas latas de leche y una significativa cantidad de parafina.

“Empecé en mi casa, en mi cocina chiquitita, daba clases y vendía materia prima. Después me invitaron a un programa de televisión y ahí fue donde conocieron mis productos”, comentó la empresaria.

Su primer pedido grande -recuerda- fue de 2,000 velas, que le compró una funcionaria del gobierno estatal en aquel entonces, hecho que consideró como una oportunidad para posicionarse en el mercado y abrir una cartera de clientes.

“Empecé a crecer y mi familia comenzó a trabajar conmigo. Fue ‘pian pianito’, y algo que también reconozco es que en aquel tiempo fui apoyada por las secretarías de Economía y de Desarrollo Sustentable”, platicó en lo que ahora es su taller.

Fue en el 2000 cuando comenzó a tener ventas en diferentes puntos del país y de inmediato a otros países como Arabia Saudita, Alemania y Canadá porque ofrecía una línea de productos diferentes.

“Constantemente hay que renovar, crear novedades atractivas para los clientes; hacer nuevos moldes con diseños propios, tanto para eventos sociales como empresariales”, dijo.

elvia.buenrostro@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elvia Buenrostro, El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.