Texas Ribs baña con BBQ su éxito y se prepara para franquiciar su receta

Foto: Archivo./ elempresario.mx

De la experiencia como inversionistas restauranteros, la idea de fundar un restaurante familiar de costillas a la BBQ surge en 2005, cuando en años anteriores Juan Carlos Pérez Cano y su padre, Luis Alfredo Pérez, director general y presidente de la empresa, respectivamente, habían traído a México la franquicia de Tony Roma’s, negocio que operaron por 15 años en el país.

“Texas Ribs es un negocio que tomó las experiencias buenas y malas que nos dejó como franquiciatarios Tony Roma’s, y para satisfacer los gustos del comensal mexicano ampliamos el menú y fortalecimos las relaciones con nuestros socios, factores que en el principio como franquiciatarios faltaron por impulsar”, explica Juan Carlos.

Actualmente Texas Ribs cuenta con cinco sucursales propias: dos ubicadas en Acapulco, Guerrero; otra en Metepec, estado de México y dos más en el Distrito Federal. Sin embargo, el crecimiento no se detiene ahí, pues ya se prepara para franquiciar, con lo que espera abrir dos sucursales antes de cerrar el 2010.

Expande su sabor

Llevar a más lugares el negocio, producto o servicio que una empresa ofrece, no sólo significa tener el deseo de expansión, sino estandarizar y poner por escrito una serie de procesos que lograrán llevar la experiencia restaurantera de los fundadores y el sabor original de lo que les dio el éxito.

“Franquiciar no es simplemente el deseo de crecer, sino transmitir un paquete de conocimientos y tecnología llamado know how que permitirá al franquiciatario operar y desarrollar un negocio idéntico al original”, agrega Luis Alfredo.

Actualmente, la empresa trabaja de la mano con la consultoría de negocios Alcázar y Compañía para lograr su objetivo.

Alfredo explica que optaron por este modelo, porque si bien es necesario el crecimiento, ellos no podrían hacerse cargo de todas las unidades.

“El hecho de repetir el know how implica transmitir el sabor del menú, el prestigio de la marca, la posición que ocupa en el gusto del cliente, sistemas de control en la operación, proveedores y el control de insumos e inventarios”, dice.

Adquirir una unidad de Texas Ribs requiere de una inversión entre ocho y 10 millones de pesos, el retorno de inversión se calcula de tres a cuatro años. Cada restaurante puede generar entre 40 y 50 empleos directos.

El camino hacia la estandarización de procesos

El platillo que se sirve en una mesa de Texas Ribs debe ser igual en sabor, proporción e imagen a lo que se sirve en otra de sus unidades. El reto, confiesa Juan Carlos, ha sido mantener los mismos proveedores para cumplir con esta necesidad del comensal y tener un control de calidad sobre ellos.

“Otro de los retos a enfrentar para poder profesionalizar nuestros procesos y poder transmitirlos ha sido la especialización en el servicio, pues buscamos que nuestra clientela o huéspedes se sientan apapachados”, dice el director general.

Alfredo le llama a Texas Ribs: “la Universidad de las Costillitas”, ya que los directivos, gerentes, meseros y garroteros tienen una capacitación ardua en cada una de las áreas del negocio para que conozcan los procesos de producción y ofrezcan un excelente servicio.

Para finales de 2011 los restauranteros esperan tener cuatro unidades franquiciadas y una propia con lo que comenzarían a cubrir la República Mexicana.

Innovación, su distintivo

La celebración del Bicentenario de la Independencia del México no podía quedar fuera de la industria restaurantera y Texas Ribs no es la excepción.

“Hemos creado dos platillos en los que la salsa BBQ que baña nuestras costillitas está acompañada con tequila y chiles serranos, y otro platillo con mezcal y chile habanero. La ventaja de crear nuevas recetas es reconocer el talento de nuestros chefs y ofrecerle a los clientes productos nuevos, ese es nuestro sello distintivo”, finaliza Luis Pérez Cano, director financiero de la empresa.


Perfil

  • Nombre: Texas Ribs
  • Fundación: 2005
  • Empleados: 250
  • Crecimiento en cinco años: 150%
  • Ubicación: Acapulco, Distrito Federal y estado de México
  • Visita: http://www.texasribs.com.mx/

[email protected]

CRÉDITO: 
Samantha Álvarez