En Sinaloa faltan empresas que trasciendan a otros mercados

Foto: Especial

Sinaloa es considerado un estado privilegiado. No sólo es líder nacional en alimentos, su clima fértil e infraestructura, así como el desarrollo de las nuevas tecnologías impulsan un binomio de logística y biotecnología, además se ve favorecido por su cercanía con Estados Unidos. Pese a todo ese potencial, las empresas locales no quieren salir de Sinaloa.

“El sector primario ha sido el principal generador de ingresos, sobre todo el hortícola, siembra de granos y ganadero, de alguna manera –estas empresas- tienen resuelto el problema económico, no les interesa emprender, innovar, mucho menos competir fuera de la región. Hay cierta conformidad que no los motiva a tomar riesgos”, señala Lauro Meléndrez, director de farmacias Farmacón y miembro del Consejo directivo de Endeavor Sinaloa.

No es que Sinaloa carezca de historias de éxito. Hay por lo menos 12 grupos empresariales importantes, como Coppel, Homex, Casas Ley, SuKarne y Farmacón. “Tenemos un buen número de empresas que han incursionado –en otros mercados- pero no es suficiente”, resalta el empresario.

Con esta visión coincide Hugo Moreno, director general de Ópticas Ver de Verdad y emprendedor Endeavor.

“En Sinaloa hay modelos de negocios bien interesantes, te puedo mencionar varios como Restaurantes Panamá, donde se come riquísimo y sus estándares de calidad ya los quisieran grandes cadenas, pero hay un paradigma de no salir del estado. El empresario sinaloense se vuelve local y ese es el principal reto a vencer”.

Lauro Meléndrez considera que la razón es la falta de cultura organizacional y de mejores prácticas empresariales de las que carecen buena parte de las 32,000 empresas que hay en la entidad. Ello explica que tras cinco años de operación en Sinaloa, Endeavor tenga sólo una empresa sinaloense –Ver de verdad- en panel nacional y siete más en capacitación, informa su gerente estatal Guillermo Alvarado Morelos.

Endeavor busca y selecciona a emprendedores cuyas empresas tengan oportunidad de escalar. A través de un proceso de aceleración, que incluye mentoría, acceso a financiamiento y networking, las empresas potencian su crecimiento dentro y fuera del país, e impactan positivamente a la economía al generar empleos mejor pagados.

La organización llegó a Sinaloa a petición de un grupo de empresarios que incluye a Agustín Coppel, fundador de la cadena de tiendas Coppel, para fomentar esa cultura empresarial y otorgar servicios de mentoría y capacitación.

A pesar del panorama, Endeavor no reduce sus exigencias con las empresas que acelera, asegura Lauro Meléndrez, quien sabe de lo que una adecuada capacitación empresarial puede hacer por un negocio: Farmacón abrió cinco sucursales entre 1983 y 1997, luego de tomar diversos programas de habilidades gerenciales en el IPADE y el Tec de Monterrey, reorganizó su empresa, que al momento de ser adquirida por Femsa, contaba con 220 sucursales en cuatro estados y 1,500 empleos.

undefined

Apoyo también a emprendedores

Otro nicho al que Endeavor pone atención es el de los emprendedores. Jorge Omar Sabas Cuevas, gestor estatal de la red de incubadoras Sinaloa Emprende señala que en el 2014 y en lo que va del 2015 registran más de 1,400 casos de éxito, es decir, empresas formadas, cada una genera 2.8 empleos.

En el estado hay 13 incubadoras de negocios, de las cuales seis cuentan con reconocimiento del Inadem. Los proyectos que predominan son: 40% comercios; 30% servicios y 20% industria. Los emprendedores cada vez son más jóvenes y están migrando hacia las tecnologías de la información, señala Sabas Cuevas.

“Tienen las habilidades técnicas, pero desconocen la administración de una empresa”, subraya. “Estamos apostando mucho a que esta nueva generación de empresarios tengan una formación empresarial apropiada, que tengan las mejores prácticas”, señala Meléndrez.

Endeavor celebra la “Noche de Box”. Montados en un ring, los emprendedores invitados combaten un paradigma de crecimiento de una empresa y recibe preguntas de los asistentes.

El fundador de Farmacón insta a impulsar la certificación de habilidades gerenciales a través del Inadem. “Nos han dado apoyo para la tecnología, que tampoco ha sido mucho, pero una la tecnología sin cultura empresarial no sirve de mucho”, expone.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda