Skincer protegió sus bienes de la tempestad

Foto: Archivo./ elempresario.mx

En septiembre del año pasado una intensa lluvia originó la ruptura del túnel de agua Emisor Poniente, provocando una inundación en Valle Dorado, Estado de México, perjudicando bienes de casas y empresas, como fue el caso de Skincer.

Esta empresa lleva casi dos décadas de haber iniciado actividades. En ese periodo ha ido ganando mercado dentro de la producción y comercialización de artículos oftalmológicos y dermatológicos.

“En los años que lleva constituida la empresa hemos tenido que sortear los problemas propios del mercado y llevar una buena administración que nos permita cumplir nuestras metas”, comentó José Luis Cervantes, director de la empresa.

Sin embargo, explicó que hay situaciones que una empresa no puede controlar, y que inclusive en un golpe de muy mala suerte pueden dictar el fin de una empresa.

Eventualidades y experiencias

“Hay eventualidades bastante desafortunadas, que te llegan en el momento más inesperado, que una empresa no está preparada para afrontar, como inundaciones u otro tipo de siniestros”, ilustró el directivo de Skincer.

Agregó que ellos aprendieron que deben asegurarse, para cualquier tipo de incidentes, después de haber sufrido algunas malas experiencias en donde perdieron bienes empresariales.

“Una vez, una de las unidades de los ejecutivos de ventas, al ir a cerrar un negocio a León, Guanajuato, sufrió un accidente donde afortunadamente el chofer resultó ileso, pero la unidad fue pérdida total y no estaba asegurada”, comentó el empresario.

A partir de esa experiencia, que resultó una pérdida de más de 150,000 pesos, la empresa volteó a ver a los seguros como un elemento importante para la protección de su negocio y se acerco a los especialistas de Prolomer.

Inundaciones

José Luis Cervantes agregó que los seguros ya han ayudado a la empresa en distintas situaciones desafortunadas como la inundación en Valle Dorado.
“Ahí una de nuestras unidades, que era de reciente adquisición, fue arrastrada por el agua quedando inservible, fue diagnosticada como pérdida total”, ilustró el directivo de Skincer.

Agregó que el costo del auto era de alrededor de 200 mil pesos y que de no haber contado con el seguro, que cubriera incidentes de esta naturaleza, hubiera sido un golpe fuerte para la compañía.

“El año pasado la crisis y la influenza nos quito un porcentaje muy elevado en ventas, pero si hubiéramos sumado la pérdida del auto, la compañía se hubiera desgastado considerablemente”, explicó el directivo de Skincer.

Agregó que desafortunadamente una empresa no contrata seguros porque piensa que nunca le sucederá un percance, y sólo después de una mala experiencia es cuando se acerca a comparar opciones.

Contratar un seguro es una inversión a largo plazo, ya que puede que en mucho tiempo no se tenga que recurrir a ellos, pero cuando ocurre un siniestro uno llega a darse cuenta de lo barato que fue el seguro”, concluyó José Luis Cervantes.


Perfil

Empresa: Skincer
Año de fundación: 1997
Lugar: estado de México
Giro: Servicios oftalmológicos
Número de empleados: 17
Crecimiento anual: 25%
Contacto: +52 (55) 5361-2194


[email protected]

CRÉDITO: 
Alberto Moreno