Farell promueve el talento de las empresas

Foto: Archivo./ elempresario.mx

Cambiar la mentalidad del empresario y alinear los objetivos de la empresa con las funciones de cada empleado en la organización son los principales problemas que las pequeñas y medianas compañías enfrentan durante su crecimiento.

Hace poco menos de un año que Rosa María Farell inició una empresa boutique de consultoría en recursos humanos, donde ella y su equipo de nueve socios atienden de forma personalizada las necesidades de grandes corporativos y de medianas empresas en materia de consultoría actuarial, referente al diseño e implantación de planes beneficio para empleados y temas de desarrollo estratégico de capital humano.

Su experiencia de 36 años en el mercado, le permitió emprender Farell Grupo de Consultoría e identificar que “las empresas medianas ven la función del departamento de de recursos humanos desde una perspectiva muy operativa, ya que están preocupados por hacer la nómina, cuando deberían tener una visión mucho más estratégica, alineada al su plan de negocios”, detalla.

Estas deficiencias en las organizaciones no les permiten ver el verdadero valor de su capital humano, que es lo que necesitan para estar motivados y elevar así la productividad del negocio, cómo retener al talento y fomentar el trabajo en equipo.

Este conocimiento del mercado y de las problemáticas actuales le ha permitido a Farell Grupo de Consultoría tener hasta el momento 40 clientes, entre los que destacan gobiernos estatales, instituciones estatales de seguridad social y algunas empresas medianas mexicanas y multinacionales.

El capitán del barco

“Un líder es aquel que planea y quien puede cerrar la brecha entre la planeación y la ejecución; es quien tiene el control de las acciones; quien sabe qué camino elegir y mide el cumplimiento de sus metas”. Así define la emprendedora su trabajo dentro de la empresa y la filosofía que inculca a sus clientes.

Se necesita motivación

Asegura que sin liderazgo y sin motivación es muy difícil que una empresa pueda salir adelante.

“Si los empleados no están motivados; sino hay reconocimiento para ellos, no tienen una compensación adecuada ni los instrumentos necesarios para poder hacer bien su trabajo, como un lugar limpio, iluminado y fuera de riesgos es muy difícil que la gente pueda salir adelante”, explica Farell.

Desde su punto de vista, la clave del éxito de su empresa ha sido definir de manera escrita las reglas del juego, capacitar a su personal y cumplir con los lineamientos establecidos en términos de políticas de recursos humanos.

Con nueve meses de operación, esta pequeña empresa ya tiene un representante en el Bajío. Ubicación que le permitirá promover sus servicios en Guanajuato, Michoacán y Guadalajara en beneficio de más pequeñas y medianas empresas.

[email protected]

CRÉDITO: 
Samantha Álvarez