Miden productividad con videocámaras

Foto EE: Angélica Pineda

La productividad es la relación entre la generación de bienes y los recursos con los que se cuenta para fabricarlos. Para incrementarla hay que medirla y eso hace Agasys, empresa mexicana que creó una solución digital mediante la cual se monitorea el desempeño del personal y el comportamiento de consumidores a través de cámaras de seguridad. El resultado ha sido un incremento de 25% en ventas y 5% en la productividad de sus clientes.

“Por medio de la medición, ayudamos a los empresarios a entender dónde están parados. Muchas veces la medición de la productividad lleva a los empresarios mexicanos a tomar decisiones por un método que llamamos ‘Vilchis…al vil chilazo’ toman decisiones por intuición, no por números y eso es una explosión para la productividad, es lo peor que podemos hacer”, expone Carlos Agami Zaga, director de Ventas y Proyectos de Agasys.

La Ley Federal de Trabajo no prohíbe el uso de las cámaras de seguridad para la vigilancia de empleados. El artículo 153 J del capítulo IV sobre Derechos y Obligaciones de Trabajadores y Patrones menciona que para elevar la productividad en las empresas se elaborarán programas que tendrán por objetivo hacer un diagnóstico objetivo de ésta y proporcionar a las empresas las mejores prácticas tecnológicas y organizativas para incrementar su productividad; además implementar sistemas de incentivos para trabajadores que contribuyan a este fin.

Agami Zaga reconoce que el personal puede sentir incomodidad al monitoreados en un inicio, pero asegura que su solución no es coercitiva, sino que es una herramienta de retroalimentación que ayuda a su propio crecimiento laboral, los empleados demandan incluso el servicio.

“El peor castigo para un colaborador es ser indiferente con su trabajo. La indiferencia es lo peor que podemos hacer a un empleado y a un ser humano. Medirlo y darle una retroalimentación es una herramienta para ayudarlo a crecer. Cuando un supervisor conocer qué hizo bien y qué hizo mal sabe que su trabajo es importante”, considera.

El monitoreo de las unidades es realizado por personal de Agasys desde un centro de observación, donde se lleva registro de las actividades del personal y los consumidores. Cada mes se genera un reporte que es entregado a los clientes. Éste permite conocer, por ejemplo, si a la tienda entró un hombre o una mujer, si se midió alguna prensa, joya o lentes y cómo fueron atendidos. Esto permite generar mejores estrategias de atención al cliente.

“Con la solución nos dimos que, cuando en una joyería logras que un clientes se mida una joya multiplicas varias veces su tasa de conversión, por lo que es más probable que te compre”, comenta Agami Zaga, quien asegura que, con el monitoreo, sus clientes han elevado 25% las ventas y, en manufactura, ha crecido 5% la productividad, en un mes, asegura.

La instalación de cámaras tiene un costo promedio de 15,000 pesos, más un costo de implementación del sistema. El monitoreo es de 50 dólares mensuales por unidad.

Agasys tiene como clientes a un amplio rango de empresas de diferentes tamaños, en sectores como retail, manufactura, aerolíneas y especializadas, como son Bizarro, +kota, Farmacias Especializadas, Juguetrón y Sunglass hot, entre otras.

REGRESAR A LOS ORÍGENES

Carlos Agami cuenta que Agasys nació con 50,000 pesos como una empresa tradicional de instalación de cámaras de seguridad. Su hermano Jacobo, director general de la empresa, tenía entonces 23 años y él sólo 17. Fue casi un juego, un medio de aprendizaje para los hijos de un empresario joyero, quienes con el tiempo vieron que la única forma para crecer de manera sostenida, como empresa y como país, es innovando. En 2011 crearon su propio sistema de medición, que posteriormente patentaron.

La empresa tiene cerca de 100 empleados y registra un crecimiento constante. “El año pasado crecimos 70% y este año vamos por 150%”, comenta Agami, quien agrega que 15% del personal de la compañía está dedicado a las tareas de innovación.

Uno de los planes del Director de Ventas es devolver a Agasys la capacidad de innovar que tenían cuando la empresa contaba con 15 empleados. “Cuando el carro ya está en marcha no puedes perder los ojos del camino. Nuestro proyecto es asegurar que el carro esté en piloto automático, asegurar los controles dentro de la empresa para tener la cabeza y el tiempo en la innovación”.

“El modelo de la empresa no es protegerse por una patente, nos protegemos por innovar, cuando el otro me alcance yo ya estoy tres pasos adelante”, abunda. Para lograr esto, Agasys cuenta con empleados de “alto grado de especialización”. Al igual que Carlos Agami son ingenieros, aunque el personal que realiza el monitorio de las unidades son personas que se forma la misma empresa en esa tarea.

El empresario indica finalmente, que buscan apoyo del Conacyt y del Inadem para llevar su solución a América Latina y Estados Unidos.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario