Maiz Mier, una constructora de grandes ligas

José Maiz García, presidente de Maiz Mier/ Foto: Armando Torres

Opera con alrededor de 180 empleados administrativos, 800 directos en la construcción y beneficia a 3,000 trabajadores indirectos en la industria.

Monterrey, NL. El empresario José Maiz García compartió la historia de éxito de Constructora Maiz Mier y destacó que a 50 años de la fundación de la empresa que preside es una de las mejores en las grandes ligas de la edificación en México, con ingresos anuales de entre 1,500 millones y 1,800 millones de pesos.

Recordó que su padre don José Maiz Mier comenzó a trabajar como constructor con su nombre propio y fue que hasta 1961 se establece formalmente la empresa Constructora Maiz Mier.

“Es una empresa totalmente familiar fundada por mi padre. En total somos 12 hermanos, pero sólo tres estamos metidos de lleno en la constructora”, manifestó.

Una de las grandes satisfacciones que le dejó laboral al lado de su padre durante 40 años fue que siempre les inculcó el trabajo, la constancia, la dedicación y sobre todo atender personalmente al negocio y las necesidades de los clientes.

A lo largo de cinco décadas, Maiz Mier ha construido un sinnúmero de obras a nivel nacional, sobre todo en Nuevo León, donde ha dejado testimonio de su calidad y prestigio.

La constructora, opera con alrededor de 180 empleados administrativos, 800 directos en la construcción y beneficia a alrededor de 3,000 trabajadores indirectos en esa industria.

Campeón de Beisbol

Formar parte del equipo de los niños campeones de 1957 de la liga de beisbol de Williamsport fue algo que lo marcó de por vida y que le dejó grandes aprendizajes, ya que tuvo la fortuna de disfrutar de las mieles del triunfo a muy corta edad.

Revivió una escena que le tocó vivir en 1957:

“Nunca he olvidado cuando al amanecer encontré a mí compañero de cuarto acostado en el piso y preocupado le pregunte si se había caído de la cama, pero no, él me dijo que se había tirado al piso porque nunca se había acostado en una cama”.

Ese aprendizaje, lo aplicó más tarde en su faceta como constructor, ya que para Maiz García es lo mismo tratar con un albañil, que con un arquitecto o un Presidente de la República.

Pepe Maiz realizó sus estudios en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) desde la preparatoria hasta la maestría en Finanzas. En este instituto le tocó jugar durante 11 años en el equipo de beisbol de esa universidad privada y en septiembre del 1993 fue el primero en ingresar al Salón de la Fama de su escuela. Ese mismo año entro al Salón de la Fama en Laredo.

En el 2005 ingresó al Salón de la Fama de Williamsport, siendo el único no estadounidense en ser reconocido con esa distinción.

“Cuando tenía 16 años, los Gigantes de San Francisco vinieron hasta Monterrey para invitarme a jugar y ya había pasado todas las pruebas, pero mi padre no me dejó, ya que quería que siguiera mis estudios y me sentí frustrado”, enfatizó.

En 1986 su padre lo compensó al adquirir Los Sultanes de Monterrey y hacerlo presidente de ese equipo. Como su dirigente, le ha tocado presenciar cuatro campeonatos, tres subcampeonatos y la participación en 23 playoffs.

[email protected]

CRÉDITO: 
Armando Torres, El Economista