Llegar a ser Ceo es cuestión de suerte que uno se crea: Pablo Sprenger

Foto EE: Hugo Salazar

Alguna vez se han preguntado qué se requiere para ser CEO de una empresa o cómo es posible llegar a ese puesto, Pablo Sprenger, CEO SURA México dice que la clave está en la diferenciación, es decir “tener un atributo que hace distinto y mejor que el resto”.

La diferenciación es primordial, tanto en el mundo ejecutivo como en el del emprendimiento. “A una empresa entran miles de personas y uno tiene que buscar algo que te haga distinto”.

A los 24 años Pablo se convirtió en padre, pero en lugar de ver un problema vio una oportunidad de crecimiento. Comenzó a trabajar en CMR Falabella, un medio de pago para adquirir bienes y servicios en estas tiendas departamentales y se concentró en estudiar la ley fiscal, a fin de diferenciarse de sus compañeros.

A los 25 años era de los mejores en ley fiscal y ese conocimiento lo llevó a ser llamado por el banco Santander para trabajar.

Tiempo después la parte de las afores, en donde trabajaba, fue absorbida por ING Seguros, en ese entonces se negó a irse pero el contrato lo obligó a
cambiarse a la nueva empresa.

“Lo mejor que me ha pasado profesionalmente es gracias a ING, si hubiese dependido de mí no hubiese aprovechado esa oportunidad. Si me hubiera quedado en Santander tal vez no sería CEO de ninguna compañía, seguro estaría feliz de seguir trabajando en banco, no hubieres tenido la oportunidad de trabajar en México, todo por el miedo al cambio”.

La suerte la hace uno

Llegar a ser CEO fue cuestión de suerte, pero no cualquier suerte. Para Pablo la suerte es una combinación de oportunidad que no depende de uno sino de la capacidad que se tiene.

Asegura que uno es el que hace la suerte y que “no hay que esperar a que te elijan, hay que trabajar permanentemente para que cuando se dé la oportunidad tú seas una opción. El CEO de México no dependía de la oportunidad, dependía de mi capacidad”.

Al respecto, mencionó que cuando el CEO de México renunció a la compañía, él fue seleccionado para hacerse cargo de la compañía sólo por tres meses, mientras se designaba un nuevo líder.

Durante ese tiempo aprovechó para generar valor a los clientes y empleado y ellos fueron quienes solicitaron que se quedara en México.

Pablo recomienda definir dónde se quiere tener suerte, conocer para que se es bueno e identificar sus fortalezas, ello debido a que es más fácil ser bueno en algo que te gusta.

“Si ya identificaste más o menos lo que quieres haces, porque uno nunca lo sabe al 100%, ve las fortalezas y refuérzalo, en lugar de mejorar las debilidades".

La clave está en tener metas no sueños, "los sueños carecen de realidad y fundamento, tienen poca probabilidad o ninguna de realizarse", lo mejor es proponerse metas; "¿por qué metas?, porque tienen fecha, se verifica que se cumpla y tienen plan", se puede verificar si son factibles de cumplir.

Cómo es el CEO

Con una personalidad carismática y bromeando, asegura que es una persona igual al resto de la gente, sólo que con mayores responsabilidades.

"Yo no me siento distinto ni superior, todos trabajamos en función de mejorarle la vida a la gente. Ser CEO implica ciertas responsabilidades y toma de decisiones, pero no te hace distinto, ni mejor. Trato de ser muy cercano con la gente, el 90% del tiempo la paso con ellos, disfruto mucho reírme, soy exigente en cuanto a lo que creo que podemos lograr con la compañía, me cuesta mucho estar satisfecho, porque siempre estamos mejorando", finaliza Pablo Sprenger.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.