Libros de arte, un negocio que no muere

Unas de las características de la imprenta son sus procesos de elaboración, que son 100% sustentables. Foto: Cortesía

Un libro nos transporta a diferentes momentos, lugares e incluso mundos, sin importar los años que transcurran, porque al final de un día pesado, siempre será el aliado perfecto para una nueva aventura, por lo cual dejar morir su reproducción no es una opción.

Ante este placer y tesoro que representan los libros, hace 38 años surgió en la Ciudad de México Offset Santiago, una imprenta que como línea principal tiene libros de arte, estos son otros medios de transporte que deleitan los sentidos con sólo apreciar las imágenes y materiales de obras de arte nacionales e internacionales.

“Mi tío Mario Gracia fundó la empresa en 1980 y comenzó con enfoque comercial, es decir, imprimíamos revistas y otros textos, pero por la pasión en los temas de arte, hace unos 15 años comenzamos en la producción de los libros de este sector”, dijo en entrevista a El Economista Jorge González, director de producción de la imprenta.

En un comienzo, detalló, no fue sencillo comenzar en este mercado sobre todo por la competencia que representaba, pero paso a paso se fueron abriendo camino en museos, galerías, entidades de gobierno y artistas independientes que buscaban plasmar sus obras como fotografías, pinturas o esculturas.

Con el paso del tiempo, Jorge, quien desde los 14 años iba a trabajar a la empresa durante el verano y que al final terminó enamorándose de la imprenta, logró en compañía de sus socios (primos y tíos), posicionar a Offset Santiago entre las tres principales imprentas de libros de arte de México que se caracteriza por utilizar materiales de alta calidad, importados y con diseños especiales.

Del total de trabajos que se hacen en la imprenta, 30% corresponde a libros de arte, mientras que el resto a un sector más comercial.

“El tema comercial se vuelve frío y enfocado más en costos. Con los de arte tienes más contacto personal con el cliente, lo enamoras con lo que le ofreces y juegas más con los materiales. Así empezamos a hacer cosas que nos gustan, platicar con los clientes y cautivarlos con los libros”.

Imprenta sustentable

Una de las características de la imprenta, con presencia en Toluca, son sus procesos de elaboración que son 100% sustentables.

Desde el 2010 tiene la certificación Free Tree, que se otorga por imprimir en papeles de fibras naturales, reciclados y libres de cloro y operan bajo esquemas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. A la par, obtuvo el certificado Rainforest Alliance, por prácticas que protegen el suelo, agua, vida silvestre y ecosistemas.

Jorge detalló que en la búsqueda de estar a la vanguardia y mantener un compromiso social, se utiliza papel reciclado, las placas son libres de cloro, las tintas no incluyen metales pesados, no se emiten gases al exterior, se adquieren máquinas con bajo consumo energético y no se utilizan químicos y se ocupa poca agua para el revelado.

Por esto, en el 2010 se convirtió en la segunda imprenta sustentable en México y es la primera que usa placas libres de procesos dañinos para el medio ambiente.

El crecimiento

Offset Santiago comenzó operaciones en la Colonia Doctores, en la Ciudad de México y tras cuatro cambios de domicilio, por el crecimiento obtenido, finalmente se establecieron en Toluca, donde dan empleo a 150 personas.

El camino en el mundo de la imprenta no ha sido sencillo tanto en las ventas como en la relación familiar de los socios, pero con la oferta que tienen, los clientes y a pesar del cambio tecnológico, se han mantenido en el mercado.

“El aspecto digital sí ha influenciado en la facturación, pero también es un aliado para llegar a más público. Otra diferencia es que nunca apreciarás en el digital lo que uno físico te puede ofrecer. No es lo mismo moverlo y sentirlo que verlo en una pantalla”, indicó Jorge.

Prueba de la oportunidad que representa lo digital, hace año y medio adquirieron una empresa que vende libros online, con el objetivo de atraer más gente y tener mejor flujo de ventas.

Los planes no se detienen ahí, ya que para este año buscan posicionarse como la más accesible y de mayor calidad, algo que han demostrado, ya que muchos de sus clientes son internacionales y los prefieren por su servicio.

Al final, buscan calidad, conservar el legado familiar, vencer los obstáculos que
puedan presentarse, y garantizar una fuente de trabajo para sus hijos, quienes al igual que los directivos se cautiven por el proceso de imprenta de los libros.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario