Invertir el crédito en el negocio

El próximo año pedirá un crédito más, para darle mantenimiento a las máquinas (Foto: cortesía)

Etelvina es diseñadora de modas, tiene un negocio en Morelia en donde elabora los uniformes de varias empresas y del ayuntamiento. Ella empezó por cuenta propia, haciendo algunos arreglos de ropa en su casa.

Un día, una de sus conocidas le platicó que necesitaba un uniforme, Etelvina le tomó medidas y se lo fabricó. La prenda gustó tanto a su cliente que llevó a sus compañeras al taller de costura. Así, todas le recomendaron a la diseñadora de modas que se inscribiera en el ayuntamiento para que pudiera fabricar los uniformes de todos, ella hizo caso de la recomendación y se registró como proveedora.

Días más tarde Etelvina recibió una llamada, era del ayuntamiento, y le solicitaban la fabricación de 180 uniformes. Ella no tenía la maquinaria ni el personal necesario, tampoco tenía los recursos para comprarlos de inmediato, así que acudió a una intermediaria financiera que le había ofrecido el crédito con anterioridad.

Con el dinero obtenido compró máquinas industriales y una cortadora, contrató a otras más mujeres dedicadas a la costura y las capacitó para que pudieran coser con la misma calidad y entregó la mercancía solicitada.

Ahora, Etelvina es fabrica los uniformes de varias empresas, “grandes”, aclara ella, y dijo que sin el financiamiento obtenido por la intermediaria le hubiera sido imposible. “Ya me había acercado a un banco, pero me negaron el préstamo porque no tenía dinero… ¿Cómo voy a tener dinero si ellos no me prestan para obtenerlo?”, platica la diseñadora.

Busca en Morelia una casa donde pueda poner su taller, “vestirlo elegante”, aclara, y donde también pueda vivir, porque “la renta de un local es caro”. Además, ella quiere tener un espacio propio donde pueda permanecer toda la noche para seguir trabajando.

Explica que los intereses pueden ser altos, pero si no tiene ese dinero, no puede trabajar. “A lo mejor gano menos, pero gano algo”, comenta Etelvina.

El próximo año pedirá un crédito más, para darle mantenimiento a las máquinas que usa diariamente y para poder surtirse de material, como telas e hilos, ya que debido a la falta de liquidez puede perder un pedido pues no puede comprar los insumos para fabricarlo.

Recomienda a todos los empresarios que estén pensando en obtener un crédito que no lo gasten en otras cosas distintas al negocio, que se pongan a trabajar tan rápido como obtengan el crédito y que lleven un calendario de pagos, a fin de que tengan el dinero para pagar las mensualidades y no se atrasen, pues lo réditos llegan a ser muy altos.

[email protected]