La Flor de Sevilla ofrece sabor y tradición

Foto: Cortesía

La idea de poner una empresa propia e independizarse de su padre surgió porque el emprendedor quería diversificar sus productos.

Bajo la historia y tradición de una receta casera para elaborar churros que han pasado de mano en mano y de boca en boca, Juan Flores creó La Flor de Sevilla, una pequeña empresa dedicada a elaborar churros tradicionales y uno que otro antojito más.

Hace 16 años el padre de Juan, Jaime Flores, aceptó la oferta de un familiar quien le propuso venderle la receta de los churros y una máquina para hacerlos. Don Jaime aceptó y comenzó a vender su producto a fuera de las iglesias, en ferias y tianguis.

Junto a sus hijos y esposa se fue profesionalizando. Tomó cursos en Proempleo y transmitió los conocimientos a sus tres hijos, quien más tarde decidieron continuar su ejemplo de manera independiente: formado su propia empresa.

Juan Flores fue uno de ellos, quien hace seis años se capacitó en dicha institución y consolido su negocios. “Proempleo me enseñó estrategias de venta y mercadotecnia. En los cursos aprendí la importancia de tener un logo y una imagen. Asimismo formalicé mi negocio y me registré ante Hacienda”, explica Juan.

La idea de poner una empresa propia e independizarse de su padre surgió porque el emprendedor quería diversificar sus productos, vender quesadillas, esquites, elotes, papas fritas y chicharrones, “antojitos que la gente pedía y que mi papá no quería incluir”, confiesa Juan.

Ahora, su profesionalización y entrega les ha valido el reconocimiento de empresas como Eduardo Kohlmann, Banquetes Ambrosía y Banquetes Les Croissants, además de servir a clientes particulares que los solicitan para fiestas y reuniones.

El distintivo

Esta microempresa ofrece servicio a domicilio, no cuenta con un local establecido, y aunque parece una desventaja, es su mejor carta de presentación, ya que, asegura Juan, “acudimos a cualquier lugar y en el momento que lo solicite el cliente”.

“Les llevamos el servicio hasta su domicilio, llevamos la churrera y ahí mismo elaboramos los churros para que los disfruten fresquesitos y calientitos, ese es nuestro valor agregado. No tenemos horarios podemos trabajar de madrugada”, asegura el director adjunto de la empresa.

Contratiempos

Juan ha sufrido altibajos en la economía de su empresa, diciembre pasado (una de sus mejores temporadas) no fue tan bueno como esperaba. Las ventas bajaron un poco. Sin embargo, confiesa que ha crecido entre 10 y 15%, pues tuvo las posibilidades de comprar otra máquina para elaborar churros y atender a más clientes.

La falta de un financiamiento o un crédito que le ayude a ampliar su negocio, también ha sido una gran limitante para este empresario. Pero este año pretende acercarse a la Secretaría de Economía (SE) para impulsar su negocio.

[email protected]

“Ser empresario deja muchas satisfacciones, aunque a veces el costo de ser su propio patrón es muy caro y hay que estar dispuesto a pagarlo. Cuando uno es empleado tiene un horario definido de entrada y salida, además de un sueldo fijo, pero cuando uno es patrón los horarios no existen. Te conviertes en un emprendedor de tiempo completo”, Juan Flores, director adjunto de La Flor de Sevilla.

PERFIL
Empresa: La Flor de Sevilla
Giro: Elaboración y venta de churros
Año de fundación: 2006-2007
No. Empleados: 2
Ubicación: Ecatepec, Edomex
Contacto: Juan Flores 58 54 06 30
[email protected]

CRÉDITO: 
Samantha Álvarez