Epóxicos para la salud, ciencia hecha éxito

Foto: Cortesía

InnovaUNAM les abrió las puertas a la incubación empresarial

Aunque se piense lo contrario, el éxito no es antagonista del bienestar social, tal como lo demuestra Epóxicos para la salud, un brillante proyecto médico que, de la mano de Innova UNAM, busca facilitarle a la gente el acceso a prótesis óseas de calidad a bajo costo.

Encabezada por Luis Delgado Guerrero, la empresa –constituida como una Sociedad de Responsabilidad Limitada– surgió del ingenio de Luis Delgado Reyes, un cirujano del Hospital Juárez que, a mediados de los 90, transformó el altruismo en un verdadero servicio social, cuya misión consistía en apoyar a aquellas personas que no disponían de los recursos necesarios para adquirir prótesis de titanio o acero inoxidable.

Pero, ante la falta de apoyo y la dificultad de las licitaciones, mi padre decidió parar el proyecto”, comentó Delgado Guerrero sobre la iniciativa de su antecesor, la cual tomó como estandarte hasta convertirla en una rotunda realidad.

Para lograrlo, el egresado de la Facultad de Química de la UNAM y su equipo de trabajo (del cual forma parte su compañera de profesión y socia en la aventura emprendedora, Karina Ramírez) se acercaron a la incubadora de su alma máter, con la firme consigna de evitar la extinción de una idea con enfoque social.

Con el apoyo de la institución, comentó Luis Delgado, la firma logró patentar el invento manufacturado con resinas epóxicas y polímeros de cadena larga, además de obtener financiamiento de la Secretaría de Economía (SE) y del entonces Instituto de Ciencia y Tecnología del DF para el desarrollo de su propuesta.

Por ahora, luego de superar dificultades administrativas y entender que los negocios requieren de conocimientos elementales, Epóxicos para la salud opera la marca Zoo-Prox, destinada al sector veterinario y trabaja para
consolidar la línea humana.

[email protected]

CRÉDITO: 
Didier Cedillo