Dalfiori experimenta con éxito el RFID

Foto: Cortesía

La revolución tecnológica es un importante aliado para las empresas que buscan constantemente mayor crecimiento y desarrollo. Ejemplo de cómo ésta contribuye a mejorar la operación diaria lo ofrece Dalfiori, fabricante de textiles para el hogar y mantelería, con el uso del sistema de Identificación por Radiofrecuencia (RFID).

El RFID y el Código Electrónico del Producto (EPC) son herramientas incipientes en México. De acuerdo con una encuesta de Select, citada por GS1, solo tres de cada 10 empresas conocen el RFID y solo una de cada 10 reconoce el EPC. Todas ellas grandes compañías de los sectores de comercio, manufactura y salud.

Esta tecnología permite tener un control de inventario más preciso, órdenes de compra-venta de manera rápida y a distancia.

Dalfiori es una pyme mexicana que vende a tiendas departamentales como Liverpool, y es pionera en la utilización del RFID. La empresa buscaba mejorar las políticas internas en sus almacenes. Una vez implementado hizo más eficiente la salida e ingreso de sus productos, mejoró el control de inventarios y aceleró la verificación de embarques.

El fabricante invirtió 20,000 dólares en el software, la adquisición del hardware y otros desembolsos. “Quién vaya a decidir a entrar a este tipo de tecnología debe documentarse y capacitarse para evitar cometer errores y gastar más dinero del necesario”, advirtió Shakib Kuri Herrera, gerente de operaciones Dalfiori, durante una presentación organizada por GS1.

BENEFICIOS

La inversión incluyó la instalación de un portal con antenas que captan las ondas de radio y permiten leer la información del producto una vez que éste va entrando. La lectura de datos se realiza de manera automática, el producto no tiene que estar separado, ni organizado.

También fue necesario colocar un Túnel para Verificación de Embarques, dispositivo por donde circulan los contenedores con productos, que permite llevar un registro automático del folio del contenedor, la orden de compra, el número de tienda y un listado de los productos ingresados.

Kuri señaló que la adaptación a este sistema fue de aproximadamente seis meses. El resultado fue que mejoraron al 100% los envíos, redujeron el tiempo de recepción de dos horas a 30 minutos, disminuyeron los errores. En consecuencia aumentaron su presencia de marca en piso de venta, y generaron más órdenes de resurtido en menor tiempo.

“Los ahorros que tienes en los procesos te logran hacer más eficiente, dan beneficios a lo largo de toda la cadena de suministro. No lo hemos cuantificado en dinero, pero sí vemos que hoy tenemos procesos más controlados, mayor certidumbre en la mercancía enviada al cliente, que no haya faltantes ni sobrantes y una operación más eficiente” finalizó Kuri Herrera.

MÁS ALLÁ DEL CÓDIGO DE BARRAS

El RFID es una herramienta digital más sofisticada que el código de barras. Utiliza una etiqueta (tag) que consta de un chip, una antena y empaque. En ésta, los datos se transmiten a través de ondas de radio, y permiten una lectura incluso a mayor distancia que un código de barras, además capturan hasta varios cientos de tags por segundo, entre otros beneficios.

[email protected]

CRÉDITO: 
Arturo Cardoso / El Empresario