Dale a tu clóset una segunda oportunidad

Foto EE: Araceli López

Pegar un botón, subir un dobladillo, cambiar o poner un cierre o un forro, es una necesidad que hombres y mujeres hemos tenido más de una vez. ¿Cuántas prendas en el clóset sigue esperando un zurcido, quitarle la grapa al dobladillo, reforzar un botón, coser el hoyo de un bolsillo? Las prisas y las ocupaciones diarias llevan a desecharlas, lo que afecta la economía personal o familiar.

Esta necesidad ha sido bien aprovechada por “Arréglalo” y “A tu medida”, dos modelos de franquicias concebidas por Roberto Ramos Weckman y Ferenz Feher ante la carencia de servicios profesionales en el sector de sastrería.

“En México, cada vez en menos hogares arreglamos la ropa porque no tenemos tiempo o no sabemos cómo hacerlo. Cada vez menos amas de casas usan máquinas de coser, las pocas que hay se habrán convertido en lámparas o floreros”, comenta Rafael García, director comercial de Arréglalo y A tu medida.

Arréglalo fue fundada en 2004 como un servicio de sastrería dirigido a un nivel económico medio alto y alto. Este año fue distinguida por segunda ocasión con el Premio Nacional de Franquicias en la categoría de Servicios. El primer reconocimiento fue en 2010. A tu medida nació hace dos años y sus 10 unidades atienden a un segmento económico medio.

“La marca inicial fue Arréglalo, cumplimos 11 años el mes pasado y hoy tenemos una red de 80 unidades en 21 estados. A tu medida, que es la otra marca surgió hace dos años y tiene una red de 13 unidades –tres están por abrir- . Hacemos los mismos servicios que ofrece un sastre, pero en instalaciones limpias, ordenadas, equipadas, las empleadas usan uniforme, tienen capacitación”, detalla el ejecutivo, entrevistado en el marco de la Feria Internacional de Franquicias.

En ambas marcas el personal femenino es impone por abrumadora mayoría, lo que también ayuda a la clientela, compuesta en 80% por amas de casa. La clientela de Arréglalo es de colonias como Polanco, Lomas Virreyes, La Herradura o Interlomas. La prenda, al igual que en “A tu medida” se entrega embolsada y planchada.

“Todos tenemos la necesidad de que nos arreglen las ropa, aún en los segmentos más altos. Uno pensaría que esa gente no arregla la ropa, y no, al contrario, nuestros mejores “arréglalos” están en las colonias de mayor poder adquisitivos porque son personas que gastan en una prensa fina y por alguna razón no le quedó y los manda a arreglar. Satisfacemos una demanda y damos un servicio profesional”, expone.

Hubo un tiempo en que la sastrería fue un oficio respetado en México y un negocio atractivo. Ese sector sucumbe a la crisis económica, la falta del relevo generacional, la competencia y la falta de profesionalización. Rafal García cita datos del Instituto Nacional de Geografía e Informática (INEGI), según la cual hay 20,000 sastrerías en el país, de las cuales 400 sobreviven en el Distrito Federal y la Zona Metropolitana, de acuerdo con estimaciones de la Asociación Nacional de Sastres.

“Las sastrerías siguen siendo negocios donde la improvisación es el pan de cada día, son pequeños, con poca imagen de marca, desorganizados. Hay mucha informalidad. Nosotros apostamos a la formalidad del servicio. Por eso nos dieron el galardón, pero también porque tratamos de dar el mejor servicio a los franquiciatarios. Tenemos 60, hacemos convenciones, monitoreamos las tiendas, que la inversión retorne en el lapso contemplado, que reinviertan y que estén contentos”, expone.

Una franquicia de Arréglalo demanda de una inversión de 350,000 pesos más IVA. Para “A tu medida” es de 250,000 más IVA. El monto incluye apoyo para conseguir el local, al personal inicial; equipamiento como mobiliario, maquinaria; inventario inicial, como despachador de bolsas, sillas, maniquí, esquipo de computo, software; apoyo para la apertura y seguimiento mensual.

El franquiciatario no requiere tener conocimientos de sastrería, su rol, indica Rafael García, es administrar el negocio y recibe capacitación para ello, aunque se le ayuda a contratar al personal inicial, que es la encargada del negocio y una costurara.

Rafal García indica que el plan es abrir es 10 unidades de Arréglalo por año. La empresa ya estudia su internacionalización.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.