Cocinan el sabor del éxito en wok

Foto: Cortesía

Después de iniciar dos negocios que terminaron en fracaso, los hermanos Weber abrieron su restaurante.

A pesar de la estadística negativa que indica que 90% de los restaurantes que abren sus puertas al público dejan de operar antes de cumplir el primer año de trabajo, Luis Carlos y Enrique Weber decidieron no darse por vencidos.

Después de iniciar dos negocios que terminaron en fracaso y a pesar de escuchar continuamente los comentarios de personas que les decían que el camino fácil era la mejor opción decidieron llevar a cabo la apertura de la primera sucursal de I Love Wok.

Fue en 2010 cuando el restaurante ofrece al público un concepto innovador: dejar que cada cliente arme su propio paquete de comida. “Aquí te damos la libertad de escoger los ingredientes que tú prefieras”, comentó Luis Carlos.

Los alimentos, además de ser preparados frente a los ojos de los consumidores, conservan sus nutrientes debido al wok, sartén chino que cuece cada uno de los ingredientes con poco aceite. “Teníamos la idea de preparar alimentos de manera fácil y rápida, pero sin perder su valor nutricional”, explicó en entrevista telefónica.

El conocimiento que los hermanos Weber tenían sobre el sector restaurantero les permitió desarrollar un plan de negocios y levantar su proyecto con recursos propios.

Uno de los principales retos que enfrentan todos aquellos que apuestan por la inversión en el sector restaurantero es la rotación de personal, por esto, I Love Wok concretó un plan de incentivos para los empleados.

“Hacemos que ellos se sientan contentos y que nos vean como un apoyo, por lo que siempre tenemos acercamientos directos con cada uno de los trabajadores”, refirió Weber.

Actualmente, la empresa cuenta con dos unidades propias y, con la ayuda de la consultoría Feher & Feher, pretenden convertir su proyecto en un modelo de franquicia. Para 2014 esperan vender tres de estos modelos.

“Queremos ser una marca que se posicione en toda la República mexicana y vender franquicias en el extranjero”, enfatizó Luis Carlos.

Cabe mencionar que la empresa brinda apoyo en áreas como el arte, por ello han establecido alianzas con artistas que diseñan las cajas que se utilizan en la comida que se llevan los clientes. “A la gente le gusta mucho el concepto, les llama la atención el arte de la tienda”, finalizó el empresario.

CONSEJO EMPRESARIAL

Las personas que piensan que ingresar al sector es sólo abrir un restaurante y atender a los comensales seguramente fracasarán en poco tiempo, explicó Luis Carlos, quien además aseguró que es un trabajo 24/7 y estar involucrado con el negocio al 100 por ciento.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López