Asesoría catapulta crecimiento de Customair

Foto: Especial

Carlos Frigolet era consciente de las áreas de mejora de su empresa Customair. Tomó cursos y esbozó una idea de reestructura, pronto vio que cuán complicado era dar pasos en solitario. Un día Endeavor tocó a su puerta y el empresario se vio en la vorágine de acelerar su negocio que ahora, asegura, registra tasas de desarrollo de 100% al año.

“Ya traíamos un ritmo acelerado de crecimiento de 30 a 40%, y ahora llevamos tres años de crecimiento de 100 por ciento. No sé qué fue primero si el huevo o la gallina, pero desde que Endeavor ha estado con nosotros hemos tenido ese crecimiento y con una forma más ordenada”, afirma el empresario en entrevista.

Con 13 años de operación Customair, con sede en Aguascalientes, se dedica a la protección de la electrónica en sistemas de calidad de aire para empresas privadas y públicas, entre ellas Pemex y la CFE. El primer paso en su proceso de aceleración fue crear un consejo consultivo y darle forma a la compañía abriendo los departamentos de Tesorería, Finanzas, de Calidad y el de Recursos Humanos.

“Crear el departamento de Recursos Humanos nos permitió engrosa el talento, la gente que contratamos pasa por un proceso de capacitación largo, ahora tenemos una lista de personas que queremos que trabaje con nosotros en los siguientes años, contratamos también un staff del extranjero, lo que nos permitió desarrollar nuevas habilidades”, expone.

Las mejoras también se reflejaron en las prestaciones para el talento. Antes de iniciar su aceleración en mayo del 2012, Customair tenía 30 empleados, tres años después emplea a 120 personas, en su mayoría ingenieros. Carlos Frigolet proyecta cerrar el año con 160 trabajadoras y crecer la plantilla a 240 en el 2017.

La empresa tiene como política ofrecer cada año una nueva prestación a sus empleados. En 2014 fue crear una arrendadora para financiar la compra de autos para empleados. “Básicamente 30% de nuestra gente tienen coche de la empresa”. Este año lanzó el seguro de gastos médicos mayores y afirma que los sueldos de los empleados, 60% de los cuales son ingenieros están por encima de lo que, en promedio, pagan las transnacionales.

“Yo tenía algunos cursos, tenía dos ipades y más o menos estaba estructurada la empresa, sabía de qué pata cojeábamos. Pero es muy diferente tener consciencia del estado operacional de la compañía a subir a gente que sabe más que tú en cada una de las áreas a través de un consejo consultivo, eso nos ha dado mucho valor.

Ese consejo, que incluía expertos en publicidad, de áreas legales, financiera-fiscal, dirección de empresas internacionales, se convirtió con el tiempo en su consejo de administración. “Tenía consciencia de que teníamos oportunidades de mejora, pero tener un consejo es muy diferente a ver que sí puedes mejorar”.


REORIENTAR APOYOS

Carlos Frigolet considera que venderle al gobierno es buen negocio y buena paga. Customair es subcontratista, como “socio en su cobranza” así que no siempre las mismas condiciones que consigue el proveedor las pasa ésta.

“Es difícil que te respeten las condiciones con las que ellos cobran, inclusive es un riesgo. Nuestro modelo de negocios es vender a través de otros porque nos hemos convertido en una empresa con presencia nacional y si vendemos directamente al gobierno competiríamos con los que hemos hecho distribuidores”, justifica.

El empresario observa que el gobierno federal, en especial “CFE y Pemex no traen dinero. La gente que tenía contratos en desarrollo no ha podido cobrar, es la primera vez que lo veo, estoy trabajando desde 1999”.

Frigolet indica que en Aguascalientes existen diversas fuentes de apoyo para los empresarios, a través del Inadem y el Conacyt, pero la mayor parte se los llevan empresas transnacionales.

“Son pocas las pymes locales o regionales que obtienen recursos. Además, es difícil que llegues a una universidad a acelerar tu empresa. Hay poca vinculación entre esos centros y el empresariado, aún si el proyecto que metes al Inadem requiere de ese apoyo, vas por cumplir con la papelería, pero ir a las universidades para que te ayuden a acelerar, muy pocos”.

BUSCAR OTROS MERCADOS

Customair es una de las cuatro empresas del bajío que Endeavor trabaja en internacionalizar. Por lo pronto, Carlos Frigolet es atendido por la sede nacional, lo que le dio acceso a servicios especiales como el Go-Lab del Instituto Tecnológico de Massachusset (MIT), un programa para aprender a detectar oportunidades de negocios, entre otros.

El emprendedor afirma que uno de los retos pendientes de su negocio es incursionar en nuevos mercados, concluir el proceso de estructura interna. Eso le demandará una preparación continua.

“No puedes dejar de estudiar, porque ya no puedes llevar un proyecto de este tamaño a algo más grande tú solo. Aprendí que el gobierno corporativo es muy importante y más aún tu talento, tu gente”, concluye.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.