Araceli Yañez, una empresaria sin límites

Crear fuentes de empleo para personas con discapacidad, madres solteras y adultos mayores, sus prioridades

A sus 33 años, luego de incursionar en su profesión como comunicóloga, decidió probarse como empresaria.

En asociación con su amiga Laura Elena Montiel, Yáñez impulsó uno de sus más grandes sueños: crear fuentes de empleo para personas con discapacidad, madres solteras y adultos mayores, quienes presentan grandes dificultades para integrarse al mercado laboral.

Con una inversión de 250,000 pesos dio vida a Café Estrella que “aún está en desarrollo” y empieza a dar signos de un vigoroso crecimiento.

Ahora, el negocio no sólo es una fuente de ingresos, sino un proyecto de vida que muestra un estilo propio en servicio y precio.

“Yo tengo una discapacidad de nacimiento y aun cuando tengo una licenciatura, conseguir un empleo no es fácil”, narra.

OPORTUNIDAD DE ORO

Ante la actual situación económica y una mínima cultura social hacia la contratación de personas con discapacidad en México, Yáñez asegura que las pocas oportunidades de trabajo que se abren “se cuidan como oro”.

Las dificultades para obtener empleo ella las conoce bien. Así, Café Estrella cumple un sueño y le permite trabajar, ya que la idea es “auto emplearnos y dar trabajo a quienes pertenecen a grupos vulnerables”.

El equipo que atiende la cafetería está integrado por dos madres solteras y un adulto mayor.

“Consideramos que el trabajo es una parte fundamental en los grupos vulnerables para lograr una realización plena. Sentirse productivo es algo muy importante y más a estos grupos, que son a quienes les hace falta oportunidades en nuestro país”, detalla.

PASÍÓN POR EL CAFÉ

El gusto por compartir y tomar un buen café la hizo decidirse por instalar una cafetería en un lugar estratégico.

Han creado un sabor único, expresa, puesto que el café que sirve está hecho con una mezcla de granos diferentes que cautiva a los paladares.

Además, la implementación de paquetes tipo combo a un precio muy accesible ha sido una buena estrategia para aumentar sus ventas.

Y no sólo eso, la introducción de Karaoke el jueves, viernes y sábado ha incrementado los ingresos los fines de semana con un ambiente divertido, sociable y juvenil.

La idea de Café Estrella es hacer sentir cómodo y relajado al cliente, implementando sillones para platicar mientras beben un café y música que guste a los jóvenes que asisten.

“Una sonrisa y una buena cara” mantiene cautivos a sus consumidores; sin embargo, “la mayor clave ha sido la perseverancia que hemos tenido. No sólo es el inicio de un sueño, sino también de un proyecto de trabajo y de vida”, comenta.


CONOCE SU MERCADO

Un estudio de mercado, poco antes de la instalación, les indicó que en la zona abría una gran oportunidad de negocio, por la cercanía con Ciudad Universitaria, una preparatoria y la cantidad de jóvenes que circulaban por el área.

Hoy, Araceli planea un ambiente más alegre entre semana con videos musicales y ampliando el espacio para un mayor número de consumidores.

La intención en unos años será replicar la versión de Café Estrella para abrir una fundación de apoyo a personas con alguna discapacidad.

CRÉDITO: 
Redacción