Cómo protejo mi negocio ante la temporada de lluvias y huracanes

Te has preguntado, ¿qué pasaría si tu negocio sufriera afectaciones a causa de una inundación o desastre natural y no contaras con un seguro que te ayudara a enfrentar los gastos para reparar los daños ocasionados?

Como sabes, dirigir una empresa requiere administrar las ganancias o proyectos, pero también, involucra la responsabilidad de prevenir riesgos y proteger dicho patrimonio de eventos como los hidrometeorológicos, que pueden afectar de alguna u otra manera la continuidad en la operación de los negocios.

En México se estima que 40% del territorio y más de una cuarta parte de la población, está expuesta a fenómenos naturales como fuertes lluvias, tormentas e inundaciones. Por ello, es necesario que tú como empresario consideres en tu plan de negocios la protección ante factores que podrían provocar posibles pérdidas e, incluso, la quiebra.

Datos de AXA señalan que alrededor de 80% de las Pymes que operan en México desaparecen antes de cumplir tres años, y de ellas una de cada cuatro carece de un seguro que le proteja contra eventos inesperados.

Pymes seguras

En los últimos cinco años se han registrado 17 huracanes que han impactado a México y, de acuerdo con el sector asegurador, el que ha causado una mayor afectación en territorio nacional ha sido Odile, que ocurrió en septiembre 2014 en Baja California, con un impacto de aproximadamente 12,931 indemnizaciones, las cuales significaron un costo total de 16 millones de pesos.

De acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional, la temporada de huracanes en 2018 ya empezó en el país y se extenderá hasta el 30 de noviembre; lo que significa que habrá más de seis meses de exposición latente a riesgos hidrometeorológicos.

Contar con un plan de prevención y protección por medio de un seguro para el negocio es una medida necesaria para minimizar los posibles impactos económicos.

¡Evita riesgos, y protege tu negocio!

La importancia de invertir en un seguro para tu compañía radica en que es una herramienta financiera que te ayuda a proteger tu patrimonio. Algo así de importante, sin duda, merece ser protegido. En consecuencia, toma en cuenta los siguientes puntos clave:

  • Analiza tu entorno: Sabemos que todos los negocios están expuestos a riesgos, y algunos que son claramente reconocibles como zonas con historial de inundaciones, huracanes, incendios o sismos, entonces no descartes la protección de una póliza que se ajuste perfectamente a tus necesidades de protección.
  • Construye tu plan de protección: Algunas Pymes requieren de coberturas especiales y adecuadas para la mejor protección de sus bienes. Te recomiendo que antes de contratar tu seguro, diseñes un seguro a tu medida.
  • Seguro de daños: Contrata un seguro que cubra los daños que puedan afectar los bienes del negocio (activos fijos, mercancía). Este instrumento te ofrece una protección completa para tu negocio pues te respalda de una manera integral en caso de:
  1. Daños materiales a tu propiedad y/o a tus bienes y robo de mercancía
  2. Robo dentro y fuera de tu negocio.
  3. Responsabilidad civil por daños a terceros.
  4. Gastos extras y pérdidas de ganancias por algún daño material a tu negocio (inmueble o mercancías): En ese sentido, existen paquetes de coberturas dirigidas a cubrir tu patrimonio, la cobertura puede ser para la estructura del inmueble, para los contenidos o ambas. Es importante evaluar la protección que requieres, esto dependerá de tamaño y giro de tu Pyme.

No olvides que la prevención es tu mejor herramienta para garantizar la continuidad de tu negocio y proteger tu apuesta para darle una mejor vida a tus seres queridos.

*El autor, Beltrando Pini Rodríguez, es Vicepresidente de Distribución y Mercadotecnia de AXA Seguros.