Blinde su contrato de arrendamiento

Si con el cambio de año debe renovar su contrato de arrendamiento, no se le olvide añadir cláusulas que lo protejan tanto a usted como a su inmueble ante la Ley de Extinción de Dominio para el Distrito Federal
Este nuevo ordenamiento, que se publicó en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el día 8 de diciembre del año 2008, permite el decomiso de bienes vinculados con la delincuencia organizada, cuando éstos sean instrumento, objeto o producto del delito, así como si son utilizados por terceros para cometer secuestro, robo de vehículos y trata de personas.
La extinción de dominio, significa la pérdida de los derechos de propiedad en perjuicio del arrendador o dueño, sin que haya contraprestación o pago alguno para el afectado, en el supuesto de que se acredite el delito en los casos de delincuencia organizada, secuestro, robo de vehículos y trata de personas, en pocas palabras, esta ley admite abusos de autoridad.
Es bien sabido que el arrendador en la mayoría de los casos, no puede hacer una investigación completa, respecto de la solvencia económica y moral del arrendatario que tiene interés en ocupar su inmueble, lo cual implica un desconocimiento respecto de las actividades que en realidad hace el inquilino.
Por ello, es necesario delimitar el destino específico de la propiedad en el contrato (bajo protesta de decir verdad), y acudir con un notario para que ratifique las firmas.
De esta forma, es posible proteger al arrendador de una posible complicidad, en el supuesto de que su inquilino realice actividades relacionadas con la delincuencia organizada, además de que se protege al inmueble de una posible incautación.
La clave radica en añadir cláusulas en el contrato de arrendamiento, en donde se puede incluir aspectos relacionados con su trabajo, salario, antigüedad y familia.
Actualmente, debido a la crisis económica que afrentamos los mexicanos, la tendencia de bienes disponibles para arrendamiento continúa creciendo, además de que existe un cierto auge por la construcción de vivienda y departamentos.
En el supuesto caso de que en su propiedad se realicen actos delictivos, el proceso de extinción de dominio no se presta para hacer excepciones, salvo que se demuestre que el arrendador tenía conocimiento de los delitos que se cometieron en su propiedad y no los impidió o denunció ante el Ministerio Público.
Por esa razón es necesario incluir candados, y nuestra firma le aconseja que considere las siguientes recomendaciones al elegir a su arrendatario, o bien si va a hacer una renovación de contrato:
A) En el contrato
• El Código Civil del Distrito Federal establece que el arrendamiento es un contrato mediante el cual las partes contratantes se obligan recíprocamente, una, a conceder el uso o goce temporal de una cosa, y la otra, a pagar por ese uso o goce un precio justo.
• Hágalo por escrito y ratifíquelo ante notario público; así facilita que los bienes del demandado sean embargables en caso de juicio.
• Opte por redactar el contrato, pues aquellos que se consiguen por internet o en papelerías no están actualizados, y no prevén muchos aspectos que es necesario estipular, por ejemplo; el subarrendamiento.
• Ponga cláusulas que indiquen que desde que se firma el contrato el dueño por ley no puede ingresar al inmueble; así justificará que una vez en renta no se conoce lo que sucede dentro de él.
• Incluya que el inmueble no es ni ha sido instrumento, objeto o producto del delito, que no se adquirió con dinero del crimen y que no deberá ser utilizado para fines ilícitos.
• Estipule el uso específico de su bien, sin posibilidad a que sea otro y en caso de que el arrendatario lo utilice para fines distintos, sean ilícitos o no, usted puede exigir la rescisión del contrato.
B) Con su inquilino
• Lo conveniente es cerciorarse de la reputación y antecedentes tanto del inquilino como del fiador. Solicite identificaciones oficiales y cartas de recomendación de la empresa donde laboran, además busque si estos tienen o no propiedades inscritas a su nombre, y si le es posible, determinar si se encuentra demandado o no su inquilino, pues en muchos casos se está en presencia de gente que es morosa o bien no paga nunca la renta, y buscan utilizar su propiedad gratis hasta en tanto una autoridad no decrete el desalojo de la misma.
• Apóyese en un abogado, las recomendaciones de gente cercana que no tiene un conocimiento de la materia, pueden dar consejos contrarios a la realidad jurídica.
• Además de solicitar un fiador, tome en cuenta recurrir a alguna institución financiera para preguntarle por la reputación de pago de su posible inquilino.
• Frecuente su propiedad. Aunque por ley no puede ingresar a un bien que rentó, observe desde el exterior que no haya actividades sospechosas.
• De ser posible, exija a su inquilino que tramite una póliza de fianza, o la firma de pagarés, para de esa forma asegurarse que tendrá algo que cobrarle en caso de incumplimiento.

Lic. José Ramón Villarreal Martínez
rvillarreal@martinezarrieta.com