Reforma financiera cumple con sofipos

Foto: El Economista

El presidente de la Amsofipo refirió que 90% de sus propuestas fueron incluidas

El sector de las sociedades financieras populares (sofipos) fue uno de los intermediarios no bancarios al que se le atendió gran parte de sus demandas en el marco de la discusión de la reforma financiera que ya está en su fase final en el Senado de la República.

Armando Sánchez Porras, presidente de la Amsofipo, refiere en entrevista que prácticamente 90% de las propuestas que hicieron en el marco del análisis de la reforma fue atendido y se logró incluir en el documento que fue aprobado ya en la Cámara de Diputados y que está por hacerse en el Senado.

Entre estas propuestas atendidas destacan el permitirles a las sofipos operar a través de corresponsales y telefonía móvil, además de que ya no deberán esperar un mínimo de dos años para captar una vez que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) las autorice, ahora será inmediato.

Otras demandas de la Amsofipo que fueron tomadas en cuenta en la discusión de la reforma financiera son: el fortalecimiento de los gobiernos corporativos de las entidades con la participación de más consejeros independientes y, en general, que se le considere al sector desde un punto de vista más mercantil y no asociativo, ya que la ley que lo rige es la de ahorro y crédito popular.

Sánchez Porras afirma que un tema que quedó pendiente, pero en el cual seguirán insistiendo, es el de aumentar la garantía que ofrece el Fondo de Protección a los ahorradores de las sofipos, considerándose un monto similar al que otorga la banca.

Asegura que la aprobación de la reforma financiera, en lo que respecta a las sofipos, permitirá que el sector tenga crecimientos anuales cercanos a 30%; hoy, son de poco más de 20 por ciento.

“Están reconociendo la figura de las sofipos, y cómo es que éstas puede potencializar la inclusión financiera, sobre todo en aquellas zonas donde hay demanda insatisfecha”, indica.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Juárez, El Economista