En stand by la reactivación económica de Acapulco

Foto: AP

A más de un mes del huracán Manuel, los recursos prometidos para las empresas aún no llegan

A más de un mes de que la tormenta tropical Manuel golpeó Acapulco, cerca de 13,000 negocios y un número indeterminado de personas en la informalidad siguen esperando recursos para reactivar sus actividades, los cuales están valuados en al menos 200 millones de pesos.

En entrevista, Fernando Vargas Lozano, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en el puerto, detalla que hasta el momento sólo se han dado ayudas focalizadas a unos cuantos negocios, principalmente de corte turístico.

No obstante, están pendientes al menos 200 millones de pesos prometidos por el gobierno federal en aportaciones de entre 1,000 y 25,000 pesos para las empresas más afectadas, tanto pequeñas como medianas y grandes.

La totalidad de los negocios fueron dañados en alguna medida; sin embargo, reconoce que no todos alcanzarán a recibir ayuda.

El apoyo para los empresarios de forma generalizada todavía no se ha dado. Quisiéramos pensar que la Secretaría de Economía tiene un espacio económico con el cual pudiera atender esto sin tener que llegar hasta el 2014”, declara.

Vargas Lozano recuerda que 60% de la fuerza productiva de Guerrero es informal por lo que se dice preocupado, particularmente, porque el fenómeno natural agravó la situación del puerto, que padece cuestiones como inseguridad.

El líder del organismo cúpula hizo un llamado al gobierno federal para liberar los recursos a la brevedad y no esperar hasta el 2014, ya que -dice- la actividad económica en el puerto continúa severamente afectada y con una tendencia a la baja.

Renovarse o morir

Destaca que está pendiente la conformación de un comité para la reconstrucción de Acapulco propuesto por el gobierno federal, en el cual la Iniciativa Privada solicitó participar de manera activa.

“Estamos buscando la manera de que, en medio de esta contingencia, haya algo más allá que paliativos: la implementación de un desarrollo más dinámico para sacar adelante a Acapulco”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Erick Ramírez, El Economista