Productividad, reto para las empresas en AL

Foto: Especial

Políticas públicas deben impulsar emprendimientos de calidad: CAF

La fortaleza de cualquier economía encuentra en la productividad a uno de sus principales baluartes, en el que deben entrelazarse con gran armonía el capital físico y el humano, piezas fundamentales para generar proyectos innovadores y sobre todo rentables, una tarea que de acuerdo al Reporte de Economía y Desarrollo 2013 (RED), se encuentra pendiente en América Latina.

El estudio, realizado por el banco de desarrollo CAF, traza algunos de los principales desafíos que el emprendedurismo latinoamericano necesita enfrentar a través de políticas no sólo dirigidas al creación de de iniciativas novedosas, sino a la consolidación de un entorno perfecto para el cultivo y la evolución de esas ideas.

“La región debe construir, sobre la base de sus ventajas comparativas, grandes fortalezas competitivas para promover una mayor transformación productiva acompañada de equidad social. En ese sentido debe adoptar políticas que permitan aprovechar de forma sostenible la abundancia relativa de ciertos factores –en el caso de América Latina de los recursos naturales- para a partir de ellos promover un proceso de transformación productiva”, manifestó Enrique García, presidente ejecutivo de CAF.

Aderezada con información extraída de la Global Entrepreneurship Monitor (GEM) y el World Bank Enterprise Survey (WBES) del Banco Mundial, la investigación manifiesta que no es la capacidad emprendedora la problemática a vencer en la zona, pues de hecho, como lo plasma la GEM –en el intervalo 2004-2008), son Asia y Latinoamérica las geografías con las mayores tasas emprendedoras en el planeta (rondan el 17%). La cuestión para los estados del continente americano es que buena parte de la actividad empresarial se enfoca en abatir las condiciones de desempleo imperantes –el autoempleo, con niveles de hasta 12%–, y no en construir empresas que crezcan paulatinamente hasta consolidar su papel en el mercado.

A ello se suman otras condicionantes, que tienen que ver con las dificultades para acceder al crédito, la desigual distribución de compañías en la escala que va de las microempresas a las grandes firmas, la consecuente concentración de personal en micronegocios (con niveles salariales menores) y la imposibilidad de que éstos últimos se transformen en entidades de mayor envergadura y alta contribución al escenario económico al que pertenecen.

Así mismo, señala el RED, resulta imprescindible fomentar ciertas habilidades en la población emprendedora de la región, de modo que su creatividad sea encauzada por el sendero correcto. La capacidad para tomar decisiones, la tolerancia al riesgo, la cualificación para transitar desde una microempresa a un proyecto más grande, constituyen algunos elementos que de acuerdo al análisis del CAF, deberán ser incluidos en las políticas públicas pro-emprendimiento, las cuales podrían resumirse en cuatro ejes: talento empresarial, promoción de la innovación, acceso al financiamiento y capacitación de la mano de obra.

Esa será la fórmula para que naciones emergentes con gran potencial como Chile, Argentina, Perú y el propio México dinamicen sus economías y hagan posible la doble encomienda de crecer y garantizar a sus habitantes condiciones de vida más prósperas.

[email protected]
DCC

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción