Pretenden crear corredor gastronómico en Puebla

Foto: Especial

Este proyecto beneficiaría a más de 200 dueños de negocios: Aprepsac

Puebla, Pue. Restauranteros locales buscarán concretar con el edil entrante, Antonio Gali Fayad, la construcción de un corredor gastronómico, el cual, estiman, costaría arriba de 50 millones de pesos.

El presidente de la Asociación Poblana de Restaurantes y Prestadores de Servicios (Aprepsac), Arturo Delgado Ramírez, consideró que dicha obra podría hacerse realidad, ya que el alcalde electo tiene entre sus planes hacer un proyecto similar, por lo que buscarían empatar ambas propuestas.

Refiere que esta propuesta ha permanecido congelada por más de tres años, ya que las autoridades estatales y municipales no quisieron apoyar el proyecto con la donación del terreno, al menos de 2 hectáreas, para que los restauranteros lo adecuaran con recursos propios.

Comentó que del corredor gastronómico podrían beneficiarse más de 200 dueños de negocios y que sería factible, debido a que la capital poblana cuenta con una importante gama de comida típica, lo que podría ser un importante atractivo turístico.

Ubicación

Consideró que este sitio podría estar en la periferia de la ciudad, pues en el Centro Histórico no es viable, debido a la escasez de estacionamientos.

Menciona que en ese centro gastronómico se busca tener no sólo los platillos conocidos como el mole poblano, tacos árabes, chiles en nogada, chalupas y mole de caderas, sino otros alimentos que se preparan en las diferentes regiones del estado.

Indicó que después de visitar los museos e inmuebles históricos, lo que más buscan hacer los turistas es probar la gastronomía poblana, por ende se debe tener un sitio específico para que lleguen.

Necesitamos activar el sector restaurantero local con algún proyecto específico, pues han pasado los gobiernos sin tomarnos en cuenta, a pesar de que nuestros negocios abonan a la economía”, afirmó.

El dirigente de la Aprepsac estimó que de la derrama económica que se genera por el turismo, más de 40% proviene del consumo en alimentos.

[email protected]

CRÉDITO: 
Miguel Hernández, El Economista