NOM, clave en competitividad chocolatera: NYCE

Foto: Archivo/El Economista

Por ahora, México ocupa el quinto sitio como productor en AL

El sabor, la textura y el encanto del chocolate son características que cautivan a los consumidores, pero que requieren investirse de otros elementos para hacer del alimento un producto infaltable en el mercado. En el caso de México, existe un escenario muy atractivo para el suculento derivado del cacao, no obstante, comenta Carlos Pérez, director general de NYCE, resulta indispensable que los artículos nacionales cumplan con la Norma Oficial Mexicana (NOM), para asegurar a los consumidores la originalidad y contenido de los mismos.

El directivo de la organización de normalización explicó que la república cuenta, desde 2002, con una NOM que obliga a las empresas a difundir qué productos son “chocolate” y cuáles sólo tienen “sabor a chocolate”, gracias una leyenda inscrita en su empaque, aspecto que Pérez asocia con el incremento de la competitividad, incluso a escala internacional.

“El consumo nacional de chocolate es de apenas 700 gramos por mexicano al año, por lo que en NYCE estamos convencidos que la mejor manera de que más personas lo consuman es ofrecer elementos de información que le permitan a las personas tomar una adecuada decisión de compra, sabiendo cual es genuino y cual no”, afirmó.

La idea es aprovechar el crecimiento del mercado chocolatero en Latinoamérica durante los últimos años, equivalente a 85%, y con ventas de 11 mil 400 millones durante el año pasado, donde Nestlé y Mondelez International tuvieron una participación en su conjunto de 50 por ciento. Obviamente, hay desafíos en el camino, el principal de ellos: la obesidad.

Datos de la propia Cámara de la Industria Alimenticia de Jalisco (CIAJ) y la Asociación Nacional de Fabricantes de Chocolates, Dulces y Similares (Aschoco), indican que México es el catorceavo productor de chocolate a nivel mundial y el quinto en América Latina, con un consumo anual de 97 mil toneladas.

El director general de NYCE expuso que en 2002 diferentes autoridades y actores de la industria llegaron a la conclusión de que era indispensable ofrecer un producto seguro y transparente a los mexicanos, por lo que emitieron la NOM-186-SSA1/SCFI con un amplio consenso que poco a poco se ha consolidado.

Ahora, a 11 años de distancia, "le toca a cada una de las empresas fomentar este círculo virtuoso de ofrecer chocolate genuino, brindar los elementos informativos a sus potenciales clientes para una mejor decisión de compra y volverse más competitivos en la búsqueda de mayor participación de mercado, no sólo en México, sino también a nivel internacional”, agregó el dirigente.

[email protected]

DCC

CRÉDITO: 
Notimex y Equipo de Redacción