Empleos en riesgo por importaciones chinas

Foto: Glowe Images

Por cada dólar que México exporta a China, importamos 10 en ropa

El proyecto comercial del Dragon Mart Cancún representa un alto riesgo para el sector productivo del país, debido a que por cada punto porcentual que se importa de China, bajan la cortina cerca de 250 empresas y se pierden 3,000 empleos, lo que se refleja en una merma del Producto Interno Bruto nacional de 0.12 por ciento.

Así lo advirtió José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), quien agregó que el país asiático no sólo representa una pérdida de mercado en Estados Unidos y Canadá, sino que también se ha convertido en un desafío al interior de México.

“El Dragon Mart se debe de analizar con mucho más cuidado, porque, además de las cuestiones ambientales que hay en su construcción, que no terminan de resolverse por completo, sí hay una afectación económica (…), habría un retroceso mayor en el número de empresas, sobre todo en la manufactura”, comentó.

Sugiere hacer estudio 
más a fondo

Además, es muy difícil entrar al mercado chino, el gobierno pone muchas salvaguardas a la competencia que considera agresiva en sectores estratégicos, entonces, en reciprocidad, se debe estudiar con más amplitud el impacto que se tendría, añadió.

Y agregó: “El proyecto representa un riesgo adicional, las manufacturas elaboradas en China sustituirán a las hechas por empresas mexicanas, básicamente, porque la política fiscal y de tipo de cambio aplicada por aquella nación está diseñada para elevar la competitividad de sus exportaciones, lo que en ocasiones implica prácticas comerciales desleales”, explicó.

Actualmente, por cada dólar que México exporta a China, esta nación ingresa al país 10 dólares en importaciones. Dicha diferencia se ampliaría con los 100 contenedores diarios de mercancía china que la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) estima que ingresen con el Dragon Mart en marcha.

[email protected]

CRÉDITO: 
Lilia González y Fernando Franco, El Economista