La globalización y su efecto en las pymes

La globalización ha venido transformando el mundo en que vivimos. Si tenemos la oportunidad de viajar a diferentes lugares del mundo, encontraremos marcas conocidas en cada rincón de la tierra, sin importar lo lejos que este lugar se encuentre ni lo arraigado de las tradiciones locales.

Las empresas multinacionales luchan por ganar mercado en cada país del globo terráqueo. La pelea por conseguir consumidores para sus productos o servicios ya no se circunscribe a un solo país o región, sin embargo la competencia en cada plaza se da contra jugadores locales o en el mejor de los casos nacionales, que ven afectada su operación por la llegada de competidores con presencia de marca mundial.

Las más afectadas ante este entorno de competencia son las pequeñas y medianas empresas (pymes), ya que no cuentan con: el apoyo de un corporativo poderoso, una economía de escalas por tener una operación globalizada, contratos benéficos con proveedores por el tamaño de la operación, entre muchas otras limitantes.

Ante esta realidad se pudiera pensar que las pymes son una especie en extinción; sin embargo su tamaño, estructura ligera, conocimiento del mercado local, entre otras características, hacen que éstas se puedan adaptar más fácilmente a un mercado cambiante y buscar ventajas competitivas.

Las pymes tienen diferentes opciones para competir, donde su creatividad y adaptabilidad serán fundamentales para sobrevivir en un entorno globalizado:
La primera es aliarse a las grandes empresas trasnacionales, siendo su proveedor de productos o servicios. En México, se puede acudir a ferias y exposiciones especializadas en desarrollo de proveedores en donde las pymes se acercan a grandes trasnacionales para realizar sinergia de negocios.

Una segunda opción es realizar outsourcing a las empresas trasnacionales, debido a que la legislación laboral, fiscal, civil, así como la proveeduría al gobierno, entre otros rubros es particular en cada país, las empresas globalizadas deciden contratar los servicios de expertos en el área y no quedarse ellos con la responsabilidad.

Por ejemplo, una de las grandes fortalezas de Bimbo es su distribución; ellos llegan con sus productos hasta las tiendas que se ubican en la ranchería más alejada del país y esa es su gran ventaja competitiva.

Otra opción es atacar los nichos de mercado desatendidos por las empresas globalizadas, que por su misma naturaleza tienen productos estandarizados, para que sus clientes consuman el mismo producto sin importar el país en que se encuentren.

Hay estrategias al alcance de las pymes para poder sobrevivir en un mundo globalizado, ya sea aliándose a los competidores globales o bien atacándolos en flancos donde su propia naturaleza empresarial no les permite modificarse.
*Aspirante al Doctorado en Administración de la Universidad Anáhuac México Sur, y dirigido por Dr. Carlos Miguel Barber Kuri.

CRÉDITO: 
Rodolfo Antonio García Solorzano

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.