Empresas francesas fomentan RSE en México

Foto: Especial

Priorizan el desarrollo de la familia, las prácticas responsables y el cuidado del medio ambiente

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en Europa tiene mayor tradición que entre la cúpula empresarial de América Latina o México. En el caso de Francia, en septiembre pasado, el gobierno galo creó una plataforma en RSE para involucrar a empresas, sindicatos y organizaciones en metas a mediano y largo plazos en medio ambiente, economía, asuntos sociales y culturales.

Luego de la instalación del Consejo Estratégico Franco-Mexicano, en julio pasado, ambos países estudian proyectos económicos, políticos, culturales y académicos para fortalecer su relación, explicó Alfred Rodríguez, presidente de la Cámara Franco Mexicana de Comercio e Industria (CFMCI).

Es importante trazar las directrices en esos temas y pondremos especial énfasis en la RSE, donde las empresas francesas tienen programas muy fuertes”, comentó, previo a la premiación de las mejores prácticas de RSE de las firmas galas en México en temas de cuidado del medio ambiente, desarrollo de la familia y responsabilidad social dentro de las empresas.

¿Cómo empujan la RSE en México las empresas francesas?

Las empresas galas llegan a México con una inversión en calidad humana muy avanzada. Llegan con fuertes programas de responsabilidad social, que tienen desde hace muchos años y a los que les destinan buena cantidad de recursos. Yo diría que es uno de los puntos esenciales de las compañías.

¿Cómo promueve la Cámara la RSE entre sus afiliados?

Dentro de la CFMCI hay distintos capítulos o comités donde se canalizan los temas y hay uno en responsabilidad social. El Comité de RSE hace una invitación a las empresas a sumarse y a llevar a cabo acciones en este sentido, pues sabemos que no podemos quedarnos al margen de las múltiples necesidades sociales que existen.

Desde el Presidente, los consejeros de la CFMCI y directivos de empresas francesas aceptan que aún hay mucho camino por recorrer en RSE.

“El reto más importante en RSE es crear un modelo de negocio que genere valor agregado y hacer alianzas en beneficio de la sociedad; brincar de prácticas que sólo ayuden a las empresas o sólo a las comunidades a unas que beneficie tanto a la compañía como a la comunidad”, dijo Ricardo Morán, subdirector de Responsabilidad Corporativa de AXA Seguros, quien asistió al evento de premiación.

Otro asistente al evento y cuyo proyecto resultó ganador en la categoría de responsabilidad social dentro de las empresas, fue Fernando Jaime Arzate, director general de MediaTec, quien recomendó programas de RSE que busquen la colaboración entre empresas, gobiernos y academia.

La RSE sigue siendo un terreno fértil y hace falta una fuerte labor de sensibilización entre la Iniciativa Privada, los gobiernos y las personas, de acuerdo con José Alberto Márquez, director general de Sodexo México. Al igual que los directivos de AXA y MediaTec, el también consejero de la CFMCI coincidió en que no han detectado dificultades para implementar sus estrategias de RSE en México, pues las comunidades vulnerables del país ven con buenos ojos las acciones que buscan beneficiarlas, aseguró.

Reconocen tres prácticas exitosas

La CFMCI reconoció las tres mejores prácticas en RSE de entre sus más de 300 socios, en las categorías: cuidado y preservación del medio ambiente, desarrollo de la familia y responsabilidad social dentro de la empresa.

Los proyectos ganadores fueron: Energy Action, de la empresa Schneider Electric, en cuidado y preservación del medio ambiente; O Tomas O Manejas, implementado por Pernod Ricard, en desarrollo de la familia, y, en la categoría de responsabilidad social dentro de las empresas ganó el programa Androides, como herramienta pedagógica para el desarrollo de habilidades en alumnos con discapacidad del Centro de Atención Múltiple de la Universidad Tecnológica de Huejotzingo, Puebla, en el cual colabora MediaTec, la única pequeña empresa reconocida.

Los ganadores fueron votados de entre 11 propuestas finalistas, por los asistentes a una cena en que se llevó a cabo la premiación. Entre los 500 invitados se encontraban directivos de compañías francesas, funcionarios mexicanos y diplomáticos.

[email protected]

CRÉDITO: 
Diana Salado, El Economista