Fideicomiso de Garantía no debe elmininarse: Asofom

Foto: Especial

El instrumento ayuda a agilizar el crédito a los beneficiarios

A la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple de México (Asofom) le preocupa que en el proyecto de reforma financiera que presentó el Ejecutivo, se contemple la eliminación del Fideicomiso de Garantía en perjuicio de este tipo de intermediarios.

El Fideicomiso de Garantía es un instrumento que, al igual que a otras entidades financieras como las sofipos y uniones de crédito, permite a las sofomes no reguladas crear un fondo con bienes que deja como aval el beneficiario del financiamiento, lo que permite agilizarle el crédito.

Aunque pueden generarlo todas las sofomes, sólo algunas lo llevan a cabo, pues es costoso y no es lo mismo la operación de una empresa que da microcréditos a una que otorga financiamiento agropecuario, empresarial o para otro sector.

Es un fideicomiso con notario público, pero que sí le daba esa facultad a la sofom de hacer o hacer residir en ella ese fideicomiso, donde aquel usuario o acreditado estuviera dispuesto a colocar alguna garantía o a poner un bien, una maquinaria, de manera que en caso de que no pagara, se vendiera la maquinaria”, explica en entrevista Luis Quijano, presidente de la Asofom.

Aunque esta asociación, que aglutina a casi 140 sofomes no reguladas, ve bien, en lo general, el proyecto de reforma financiera, considera que éste sería un paso en la dirección contraria. “Si el dinero no es oportuno, no sirve de nada. Este instrumento nos permite ir al mercado rápido”, refiere a su vez Lamberto Corral, presidente adjunto del organismo.

Quijano Axle añade que el Fideicomiso de Garantía ha sido un mecanismo muy valioso para las sofomes, por lo que considera que debe seguir, aunque pudiera ser controlado, además de que hasta el momento, no se ha sabido de abusos que se hayan presentado en el uso del instrumento: “Es un mecanismo que ha sido exitoso en las sofomes y pensamos que debería continuar”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Juárez, El Economista