Economía, nicho con potencial para escuelas en Qro.

Foto: Especial

Inversión y vinculación empresarial, las necesidades: CQE

Querétaro es un nicho para la apertura de escuelas de negocios y economía, por lo que el reto es la calidad en la enseñanza, la vinculación con las empresas y recursos económicos para invertir en mayor infraestructura física y humana, informó el presidente del Colegio Queretano de Economistas (CQE), Arturo Muñoz Villalobos.

En el área económica sólo hay dos instituciones que ofrecen la Licenciatura en Economía, que son la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y la Universidad Marista, lo cual no quiere decir que otras instituciones no ofrezcan la alternativa, pero lo hacen como tronco común”, explicó.

En el estado se cuenta con 250 economistas, de los que 65 están integrados al CQE, dado que la carrera es muy joven y apenas egresará la tercera generación de la UAQ.

“En la universidad privada son generaciones muy pequeñas, de cuatro o cinco economistas; mientras que en la UAQ es mucho mayor el número de egresados”, advirtió.

Perfiles

Lo primordial en el perfil del egresado –dijo– es que debe de cubrir las necesidades del mercado laboral. Ante ello, el desafío es la vinculación entre la iniciativa privada y las universidades.

“Los programas universitarios no se deben limitar a formar profesionistas con perfiles de empleados, sino de emprendedores para llevar a cabo un negocio y lo pueda desarrollar”, comentó.

En el estado, el área económico-administrativa da elementos para la formación de sus alumnos, sin embargo, manifestó Muñoz Villalobos que deben considerar fortalecerlos para ofrecer perfiles más sólidos de los egresados.

El campo del desarrollo profesional de los economistas fundamentalmente se da en el sector público, ahí se concentra el 70%; en la docencia e investigación está 20% y en la Iniciativa Privada se encuentra 10%, expuso.

Quienes están inmersos en el área pública se dedican al diseño de políticas públicas y a evaluación de proyectos y finanzas públicas; mientras que en el sector privado, están insertados en empresas de consultoría en distintas áreas, agregó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Alma Córdova, El Economista