Confianza de consumidores en su peor nivel

Foto: Especial

El índice cayó 2.4% anual en junio, el mayor descenso desde 2009

El Índice de la Confianza del Consumidor de México cayó 2.4% anual en junio a 93.3 puntos, la mayor caída desde diciembre del 2009, cuando se hundió 4.7%; además, se ubicó en su peor nivel desde el último mes del 2011 y muy por debajo del estimado del consenso de los analistas de 95.4 puntos.

El Índice, medido por el Banco de México (Banxico) y el INEGI, registró una caída de sus cinco componentes; así, la confianza de las familias respecto de su situación de hace 12 meses cayó 2.8% y sobre lo que esperan en los próximos 12 meses, la caída es de 2.0 por ciento.

Mientras, el indicador que hace referencia a la situación económica del país hoy, respecto de la de hace 12 meses, bajó 0.10%, y el componente sobre la situación económica dentro de 12 meses cayó 3.7%; ésta es la primera vez que las expectativas para la economía caen a tasa anual desde enero del 2012.

Por su parte, el indicador que capta las posibilidades en el momento actual por parte de los integrantes del hogar, comparadas con las de hace un año, para comprar bienes durables, bajó 3.4%, con lo que acumuló cuatro caídas en términos anuales.

Grupo Financiero Ve por Más refirió que la confianza comenzó con una caída después de situarse en niveles máximos en enero.

Banorte-Ixe Casa de Bolsa indicó que la caída de este componente se debe principalmente a la alza que ha presentado la inflación general en los últimos meses.

A lo anterior se le suma la fuerte depreciación que ha sufrido el tipo de cambio en semanas pasadas, así como el menor crecimiento que registró el Producto Interno Bruto durante el primer trimestre. También incide la expectativa de los encuestados acerca de la situación del país en los próximos meses.

La noticia se suma a otros indicadores de demanda interna, los cuales sugieren que la moderación que la economía local mostró en los primeros tres meses del año habría continuado durante el segundo trimestre del 2013.

Las cifras ajustadas por estacionalidad mostraron una contracción de 1.9% mensual, con lo que el Índice se ubicó en 93.4 puntos. Las expectativas de los consumidores en relación con la situación económica actual y futura del país bajaron 2.2 y 2.9%, respectivamente.

Las expectativas en torno del desempeño actual y futuro de los hogares bajaron 1.4 y 1% cada una, y el componente que hace referencia a la posibilidad de adquisición de bienes duraderos bajó 1.6% mensual.

Por lo pronto, Banorte-Ixe prevé que la confianza del consumidor mantendrá una trayectoria descendente en los próximos meses; esto, al considerar que la desaceleración de la economía de Estados Unidos, del mercado laboral mexicano y del gasto privado en México han incrementado la percepción entre los consumidores de que probablemente la economía mexicana no presentará un mayor dinamismo en los próximos meses.

[email protected]

CRÉDITO: 
Carmen Luna, El Economista