Cancún, destino preferido de summer breaks

Foto: Archivo/Eleconomista.mx

Turismo estudiantil se triplicó y llegó a 31,000 visitantes: Sedetur

Cancún, Qroo. El arribo de turistas en la temporada summer break a Cancún casi se triplicó en los últimos tres años, al pasar de 12,000 jóvenes estadounidenses en el 2011 a 31,000 este año, de acuerdo con la Secretaría de Turismo (Sedetur) de Quintana Roo.

Lo anterior a pesar de que se emitiera la más reciente alerta de viaje emitida por Estados Unidos advirtiendo a sus ciudadanos sobre los supuestos riesgos de vacacionar en México.

Máximo García Rocha, dirigente de la Dirección municipal de Turismo, asegura que el récord registrado es una muestra de que, pese a los esfuerzos por inhibir la llegada de turistas estadounidenses, los destinos de México, en especial la región del Caribe, son los preferidos por los visitantes del vecino país del norte.

El también vocero de la cadena Real Resorts asegura que el turismo estudiantil de Estados Unidos está creciendo de manera importante en Cancún, ya que también el otro gran segmento que capta el destino, los spring breakers, creció de manera importante, al pasar de 25,000 jóvenes captados en el 2012, contra los casi 45,000 que recibió el destino entre abril y mayo del presente año.

El gasto promedio de ambos segmentos es diferente. Mientras que el spring breakers tiene un gasto promedio de 500 dólares por estancias de cuatro días y de hasta 1,500 cuando su permanencia se extiende hasta por ocho días, en el caso del summer break el gasto promedio es de 800 dólares por una estancia de cuatro días y de hasta 1,500 dólares por estancias máximas de seis días, según estadísticas de la Oficina de Visitantes y Convenciones.

El presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, Roberto Cintrón Díaz, coincide con el hecho de que el turismo estudiantil está posicionándose cada vez más en Cancún como un segmento que permite mantener ocupaciones “satisfactorias”, arriba de 65% durante meses considerados no tan fuertes.

[email protected]

CRÉDITO: 
Jesús Vázquez, El Economista