La tecnología disruptiva

La tecnología está alcanzando y rebasando a los encargados de administrar las empresa

La tecnología disruptiva es el cambio que ocurre cuando nuevas tecnologías digitales y modelos de negocios surgen, los cuales afectan el valor de los bienes y servicios.

A veces perdemos la capacidad de asombro, sin embargo, esta no es solamente una característica del ser humano para llenarse de alegría o de tristeza, sino es un arma que nos ayuda a prepararnos para lo que viene.

El desarrollo de la tecnología ha venido acelerándose en los últimos años, y aun cuando los libros y los escritores de ciencia ficción nos han avisado de las posibilidades, muchas veces los avances nos han rebasado y sin que percibamos conscientemente cuál es el impacto que está teniendo en nuestras vidas.

Por ejemplo, cuando yo era joven, una vez que salía de la casa de mis padres, ellos no sabían que estaba sucediendo con mi vida sino hasta que regresaba o tenía la suerte de encontrar un teléfono público que funcionara, y poderles hablar para reportarme. Hoy en día, los papás no conciben que sus hijos no se estén reportando cada cinco minutos o bien, no recibir mensajes mediante cualquiera de los servicios.

Según estudios, en 2008 los teléfonos celulares eran utilizados 60% para llamadas telefónicas y para 2016 representaban 15% del uso de los aparatos.

En el ámbito de las empresas, sucede lo mismo, la tecnología está alcanzando y rebasando los encargados de administrar a las empresas. La facturación electrónica provoca que las transacciones que llevan a cabo las empresas sean conocidas instantáneamente por las contrapartes y por el fisco; sin embargo, esto no se queda ahí, hoy en día se están diseñando sistemas para que la información sea compartida por todos los involucrados, incluyendo las instituciones financieras.

Uno de los desarrollos que más impacto está teniendo es la inteligencia artificial, que está compuesta por sistemas de tecnología que tienen la habilidad de construir conocimiento mediante el análisis de grandes volúmenes de información. Tienen la capacidad de pensamiento abstracto, aprendizaje, comunicación con el ser humano y percibir el entorno.

Hoy en día los avances son agigantados. Los diversos sistemas de inteligencia artificial ya están siendo utilizados y sin que nos percatemos de que afectan nuestro entorno y la vida cotidiana. Las grandes empresas la están utilizando para predecir comportamientos de mercado y en el ámbito industrial se usa para propósitos de planeación de producción, existencias y necesidades de recursos.

Los gobiernos y las grandes empresas también la utilizan para realizar tareas complejas y repetitivas de una manera más ágil.

Lo anterior quiere decir que las actividades que llevaba a cabo cada día el ser humano, están siendo desarrolladas por este tipo de sistemas. Labores repetitivas como las aprobaciones de crédito de los grandes bancos, han sido parametrizados en el sistema y ya no requieren la intervención del ser humano. Así mismo, labores como preparación de reportes o definición de clasificaciones de diversas operaciones, ya pueden ser realizados por los sistemas. La operación de máquinas robotizadas y control de grandes almacenes ya no requieren la intervención del ser humano.

Como empresa e individuo ¿cómo nos estamos preparando para enfrentar este cambio?