Retiro, inversión o ahorro

¿Para qué ahorrar?

La esperanza de los mexicanos es poder ahorrar y tener un buen ahorro para su retiro, desafortunadamente, lo que observamos es que entre más ganamos, más gastamos lejos de pensar que entre más gano, más ahorro.

El ingreso promedio de las familias mexicanas difícilmente les permite tener capacidad de ahorro, ya que para hacerlo se necesita tener una economía holgada, es decir que sobre un porcentaje de ingresos y no siempre es así.

De acuerdo a la ley, ya no se cuenta con una pensión por el Seguro Social y ahora la opción se volvió la Administradora de Fondos para el Retiro (Afore), que de acuerdo a lo que se nos retira y a lo que aportan los patrones no se van a generar los suficientes ingresos como para tener una pensión digna para la tercera edad.

En realidad cuando uno llega a esa etapa los gastos tienden a disminuirse porque los hijos ya no viven en casa, existen estudios que señalan que las salidas pueden reducirse hasta 70%. Dicho así; un ideal de ahorro tendría que calcularse sobre el 70% del ingreso mensual; multiplicado por los 12 meses del año y por el estimado de años en que no estaremos en etapa productiva.

Actualmente la mentalidad del mexicano es: ¿y si no llego a esa edad? ¿para qué ahorro?, sin ver la recompensa de este.

Las nuevas generaciones ya son más conscientes de la importancia de esto, aunque para ahorrar, uno necesita primero; cubrir perfectamente bien sus gastos de vida y segundo; que le sobre.

¿Inversión o Ahorro?

Hay un tema importante que tenemos que considerar y que es lo que vuelve difícil al cálculo: la inflación, 7,000 pesos de hoy no serán iguales a 7,000 dentro de 30 años, si llegáramos a esta etapa. Entonces se tiene ir actualizando de acuerdo a la inflación y ahí es donde se requiere un cálculo más sofisticado.

Por eso, es importante que el ahorro se comprenda como un tema de inversión y no de guardar.

Cabe destacar, que este cálculo implica, la tasa real que es el diferencial entre la tasa nominal, que es la que recibimos y la inflación. Mientras la tasa nominal sea mayor estamos cubriendo lo necesario; sin embargo, los subtemas de ahorro individuales son limitados para esto. Por lo que existen otras formas de ahorrar sin riesgo.

Instrumentos sin riesgo

Podemos decir que en México ya no contamos con un esquema de seguridad social, que resuelva la problemática del retiro, por ello debe hacerse por nuestra cuenta y que esto sea a tiempo.

Aunque comencemos a la mitad de la etapa productiva, 15, 17 o 20 años antes de llegar a la etapa de retiro, empezar a ahorrar, es buen tiempo para hacerlo.

La Afore, un bien raíz o el ahorro individual, son herramientas para invertir en nuestro ahorro, sin mayores riesgos. Cabe destacar que cada uno tiene sus ventajas y desventajas.

Entre las ventajas de los Afores está el tener mayor seguridad de recibirlo y genera rendimientos más altos a la inflación, pero sus desventajas son la complejidad burocrática, muchos requisitos y la posible desilusión al no adquirir la cantidad esperada.

En el caso del bien raíz, las ventajas son el mantener su poder adquisitivo y que el precio de la casa sube, pero lo riguroso en pagos de hipoteca es una de las desventajas.

Recomendaciones

  • Al ser una guerra contra el tiempo, lo ideal es comenzar cuando inicia la etapa productiva, para generar un hábito.
  • Mantente satisfecho en el presente y el futuro; el porcentaje ideal de ahorro es de 25 por ciento.
  • Trata de ajustar tu gasto corriente al 75% de tu ingreso. Si ganas 10,000 pesos debes ajustar tus gastos a 7,500, a manera que te sobren 2,500 y sean tu capacidad de ahorro.
  • No vivas a lo guardado, contempla la inflación.

Héctor Valencia, experto en Finanzas y Catedrático de Posgrado en la Escuela Bancaria y Comercial.