El problema de la administración: revisión de la situación financiera

Últimamente dentro del vocabulario de los financieros se ha utilizado mucho el término “Stakeholders”, que textualmente quiere decir poseedores de una porción, y es muy utilizado para referirse a todas aquellas personas, grupos, empresas u otro tipo de institución que tiene algún interés económico en una empresa o institución. Dentro de este grupo caen por supuesto los accionistas (que en inglés se les denomina “shareholders o stockholders”, no confundir), proveedores, empleados, acreedores financieros (bancos e instituciones financieras) y el fisco, principalmente.

Todos los mencionados, de alguna manera tienen recursos apostados en la empresa y quieren ver que estos estén adecuadamente reconocidos y apropiadamente utilizados.

La posición financiera de las empresas está representada en un documento que le llamamos Balance General o Estado de Posición Financiera. Este está representado en tres principales secciones: activo (que representa lo que la empresa posee), pasivo (que representa a todos los acreedores de la empresa) y el capital contable o patrimonio neto (que representa el patrimonio de los socios o accionistas), todo lo anterior expresado en términos monetarios de uso corriente del país en donde opera la empresa.

Cuando la administración de las empresas reporta su balance general, está haciendo una declaración sobre estado, que a una fecha determinada (usualmente el último día del año calendario), tiene la empresa en cuanto a sus activos, pasivos y patrimonio, con objeto de que todos los interesados, puedan ver en donde están invertidos los recursos que tiene la empresa (activo), y quienes han aportado esos recursos (pasivo y patrimonio).
Conforme el valor de la empresa va creciendo, nuevos proveedores de recursos surgen (ya sean acreedores o socios) y aumenta el pasivo y el capital, y esos recursos se aplican a algún activo (efectivo, cuentas por cobrar, mercancía para venta, bienes muebles e inmuebles, principalmente).

Por otro lado, si el valor de la empresa disminuye, es porque se pagaron pasivos utilizando algún activo (normalmente dinero en efectivo), o por que disminuyó el patrimonio de los socios, ya sea porque se distribuyeron utilidades usando el dinero en efectivo disponible en el activo o por que la empresa incurrió en una pérdida.

También es posible que se incurra en una pérdida que haya sido financiada por los acreedores, en cuyo caso, el valor del activo no se vería afectado, pero sí aumentado el pasivo y disminuido el patrimonio.

El objetivo que tienen los administradores de las empresas es maximizar el valor de la empresa en beneficio de los interesados, es decir a todos los que denominamos stakeholders.

Por lo anterior, todos estos stakeholders están interesados en conocer la situación financiera de la empresa con el fin de asegurar que los recursos que proporcionaron a la empresa, están bien invertidos en activos que son de utilidad para la empresa y que están registrados a un valor que representa la realidad de su uso y de su mercado.

Los administradores además están interesados en contar con un documento que les diga que el negocio está utilizando sus fuentes de obtención de recursos de una manera equilibrada entre los recursos que proporciona cada interesado, y que no está sobre endeudándose de acuerdo a su capacidad de pago.

La situación financiera es otro componente de una adecuada rendición de cuentas.

El autor es socio director de PKF México