Web Party enlaza negocios a través de redes sociales

Foto: Cortesía

Web Party es una empresa que interconecta a demandantes con oferentes tijuanenses.

Tijuana, BC. Un grupo de jóvenes en Tijuana afirma que la crisis económica no existe en el ciberespacio y ello se ha reflejado en el éxito de su Web Party, una consultoría que promueve el intercambio y las relaciones con fines de negocio entre empresarios por medio de las nuevas vías de comunicación.

Con la intermediación de Web Party, los emprendedores se conocen mediante las redes sociales como Facebook, Twitter o Linkedln, a la vez que organizan encuentros en espacios físicos donde los participantes muestran sus productos o servicios en stands, intercambian tarjetas, conviven y, además, se les imparten charlas sobre cómo impulsar sus negocios.

“El promover este contacto con fines de negocio a través de las redes sociales tiene que ver con cambiar la manera tradicional de vender-comprar. Aquí la idea es que las personas piensen en global, que las posibilidades de ofrecer su producto no se limiten a Tijuana, sino a todo el mundo. Lo que queríamos era brindar un espacio en el que aquellos que buscan productos y quienes los ofrecen lograran hacer ese contacto, y era algo que nadie más estaba haciendo en Tijuana”, destacó Jorge Montaño, director de esta empresa.

José Fonseca Rodríguez, asesor de Web Party, refirió que la mayor parte de las personas que se han unido a su red (más de 500) están entre los 25 y 35 años o más, y que desde abril a la fecha se han organizado dos eventos donde se han rebasado todas las expectativas al reunir a más de 200 asistentes.

La otra economía

Según los entrevistados, las redes sociales han permitido generar otra economía en la cual las crisis prácticamente no existen, pues siempre hay quien busca productos o servicios y quien los ofrece, sólo es cuestión de encontrarse.

Indicaron que los medios electrónicos son ideales para quienes apenas tienen la idea de un negocio pero que no la han aterrizado, ya que no requieren invertir un espacio físico ni en todo lo que una empresa necesita.

[email protected]

CRÉDITO: 
Sandra Cervantes, El Economista