Ven a pymes como empresas de alto riesgo: CMIC

Foto EE: Archivo

La realidad de las micros, pequeñas y medianas empresas (mipymes) constructoras es que “nos ven y nos tratan como una industria de alto riesgo, volátil, vulnerable y eso se debe a la inestabilidad de los ciclos de pago” en los tres niveles de gobierno, aseguró Gustavo Arballo Luján, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

Una de las líneas de acción que asumió la nueva directiva de la CMIC es impulsar el desarrollo y fortalecimiento de las mipymes de la construcción. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) existen más de 16,000 empresas constructoras, de las cuales al menos 9,000 están afiliadas a la CMIC, de éstas 99% son mipymes: 60% son micro, 38.5% pequeñas y 0.9% medianas.

Para ellas, la Cámara demanda no sólo el cumplimiento de los ciclos de pago por las obras realizadas, sino esquemas de financiamiento a través de la banca de desarrollo con tasas de entre siete y ocho por ciento.

De acuerdo con la CMIC, entidades como Veracruz, Chiapas, Coahuila y Guerrero tienen adeudos acumulados desde el 2011 con ese sector por 2,000 y 3,000 millones de pesos, tendencia que no se ha podido revertir y que afecta de manera particular a las mipymes, las cuales reciben el pago casi cuatro meses después de haber iniciado los trabajo.

En Veracruz, el delegado de la CMIC, Rafael Fentanes Hernández, aseguró que 5% de 100 empresas afiliadas a esa cámara están en riesgo de quiebra por falta de obras y por los adeudos que mantiene el gobierno estatal, lo que implicaría que entre 150 y 200 personas se queden sin empleo.

En Coahuila, los adeudos del gobierno estatal ronda los 700 a 800 millones de pesos, principalmente con las mipymes que ejecutaron las obras hace más de tres años, lo que ha dejado descapitalizadas a una veintena de esas empresas.

De cumplirse el ciclo de pago de ejecución de obra, las mipymes de la construcción tendrían condiciones para negociar mejores tasas con la banca privada. Alejandro Ramírez, miembro de la Comisión Ejecutiva de la CMIC, comentó que las microempresas constructoras requieren tasas de 7 u 8% para ser competitivas desde las de 12 y 11% que pagan actualmente.

Reconoció Nacional Financiera (Nafin), ha dado créditos a las mipymes de todo el país, pero “le siguen prestando a las que tienen infraestructura, fortaleza y capital. A las que tienen pérdidas del año anterior en sus estados financieros no son susceptibles de crédito porque los requisitos los pone la banca comercial”, dijo.

“Lo que queremos son nuevos esquemas en los que, si tienes una pérdida, te respalde la trayectoria como constructor, las declaraciones ante la Secretaria de Hacienda, las altas del Seguro Social. Que con el respaldo que la Secretaria de Economía da -a la banca comercial- pongan menos requisitos y tasas competitivas de un dígito”, propuso el directivo.

PACTAR COMPROMISOS

Gustavo Arballo comentó que, conforme a los análisis de la CMIC, los recortes presupuestales no afectarán las participaciones estatales y municipales, por lo que habrá trabajo para las mipymes de la construcción. “Son las que más oportunidad tienen en los presupuestos estatales y municipales”.

La CMIC, dijo, hizo un compromiso con la Secretaría de Economía para trabajar de manera inmediata y específica en las necesidades del sector de la construcción.

Otra línea de acción, dijo Alejandro Ramírez, será obligar a que se cumpla la Ley para el Desarrollo de la Competitividad de las Mipymes, en la que se debe destinar, mediante convocatorias, 35% de los presupuestos a esas empresas, incluso cuando haya recortes.

“Lo que pedimos es que se cumpla la ley, que se evalúen las compras del gobierno a través del Consejo Nacional de Compras de Gobierno, donde participen cámaras y asociaciones de toda la cadena productiva; que se conformen los consejos estatales para ver que la ley se cumpla en cada estado”, subrayó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario