UTM, tricampeón nacional de Enactus 2014

Foto: Cortesía

La Universidad Tecnológica de la Mixteca obtuvo su tercer campeonato nacional Enactus con sus propuestas sustentables “Crece” y “Kuili”, enfocadas a la creación y desarrollo empresarial.

México se está convirtiendo en semillero de emprendedores universitarios, como se vio reflejado en la final de la Competencia Nacional Enactus 2014, en el que el equipo de la Universidad Tecnológica de la Mixteca (UTM) obtuvo su tercer campeonato en la historia del certamen por sus proyectos “Crecer” y “Kuili”.

En México existe un grave problema de desempleo entre jóvenes y un prematuro cierre de pequeñas y medianas empresas (pymes), por ello los jóvenes emprendedores crearon “Crecer”, que propone ampliar el conocimiento como herramienta para la creación, innovación y desarrollo empresarial, y basado en cuatro etapas de intervención: generación de ideas de negocios, financiamiento, mejores prácticas e innovación empresarial.

Con este modelo de negocios, el equipo logró un financiamiento de un millón 800,000 pesos, que dieron vida a 10 empresas formales, una marca registrada, 40 nuevos empleos, el nacimiento de dos empresas de energía renovable y 16 proyectos de jóvenes emprendedores.

“Cuando iniciamos este proyecto, el principal problema fue los trámites que se debían hacer. Como son personas de comunidades lejanas, no cuentan con esos papeles y se debe encontrar la forma de conseguir los documentos necesarios. Esta burocracia es muy difícil y es algo que nos ha costado mucho”, comentó Miriam G. Ramírez Sánchez, estudiante de la licenciatura en Ciencias Empresariales de la universidad de Oaxaca.

“Kuili” en tanto, es un plan estratégico destinado a crear alternativas sustentables para el manejo de residuos sólidos, una medida ecológica que busca combatir la pobreza del municipio de Huajuapan, Oaxaca.

En alianza con el Centro Integral de Tratamiento de Residuos Sólidos (Citreso), se organizaron talleres para los recolectores de basura de la región para orientarlos en la transición hacia el reciclaje. Para hacer sustentable este proyecto se conformó el Primer Consejo de Ecología.

Irving Martínez González, estudiante de la licenciatura de Ciencias Empresariales de la UTM, comentó que el secreto de su tricampeonato fue la colaboración en equipo.

“En Enactus UTM hemos aprendido a trabajar muy bien en equipo. Planteamos objetivos claros, una estrategia para cumplirlo, y sobre todo, hacerlo de corazón, con pasión y creer en tu negocio”.

Con este campeonato, la UTM competirá en la Copa Mundial Enactus 2014, que se realizará en Beijing, China, en el mes de octubre, en la que se enfrentará a los ganadores nacionales de países de Asia, Europa, América y África.

Al respeto, Eduardo Barrita Martinez, estudiante de la carrera Ingeniería en Diseño comentó que ésta “nos ayuda a ver qué están haciendo los demás equipos para beneficiar a más personas, con proyectos eficientes y productivos.”

ENACTUS EN TODAS LAS UNIVERSIDADES

Enactus es una organización civil con presencia en 36 países que promueve el espíritu empresarial entre los estudiantes universitarios y canaliza su talento a proyectos multidisciplinarios, amigables con el medio ambiente y con impacto en las comunidades menor favorecidas.

Sobre sus próximas metas, Jesús Esparza, presidente de Enactus México comentó que “la visión a cinco años (de Enactus) es tener presencia en todas las universidades, al menos en todos los estados del país, convocando a los jóvenes a no sólo mostrar este cambio de mentalidad sino el que van generando en las comunidades. Lo más importante es ver gente que se sentía abandonada, olvidada, que no veía ninguna luz para cambiar su vida, hoy en día piensa diferente”.

Finalmente, Francisco Suárez, director de sostenibilidad de Femsa, y juez en la final puntualizó que “estos son proyectos que México requiere, el cómo encontrar soluciones en donde los emprendedores están empoderado a las comunidades para que sean sostenibles. Enactus es un semillero natural y es como realmente podemos transformar positivamente a las comunidades, y qué mejor inversión social que el emprendimiento social”.

[email protected]

apr

CRÉDITO: 
Arturo Cardoso / El Empresario